Cancillería interviene en un conflicto limítrofe entre campos de Argentina y Chile

La situación de un habitante de Río Pico, que está ocupando tierras que pertenecen al ejido de Chile, dejó a la luz los problemas de demarcación que existen en varios campos de esa zona, a uno y otro lado de la frontera. Incluso el conflicto involucra al antiguo cementerio del poblado chileno de Lago Verde. En el caso interviene la Cancillería argentina a pedido del municipio ríopiquense.

Una parte del cementerio viejo de la comuna chilena de Lago Verde está dentro de tierras argentinas. Así se confirmó luego de que en un encuentro binacional el alcalde de esa comuna, Nelson Opazo, les planteó a las autoridades de la municipalidad de Río Pico que un vecino argentino estaba ocupando tierras que pertenecen a un propietario chileno, en el lado trasandino.

Lo cierto es que una vez que se comenzó a indagar sobre esa situación se descubrió que son varios los campos que atraviesan los límites de ambos países, y que incluso el cementerio viejo de la comuna de Lago Verde está dentro de los límites nacionales.

El intendente de Río Pico, Marcos Machado, confirmó ayer esa situación a El Patagónico. Desde la localidad explicó que ya se dio intervención a la Comisión de Limites del Congreso, y a través del recinto legislativo se pidió la intervención de la Cancillería. Lo mismo se realizaría desde el vecino país a sus respectivas autoridades.

Según explicó Machado todo comenzó el 4 de marzo, cuando el alcalde de Lago Verde visitó Río Pico por su aniversario. “Me planteó estas diferencias que hay con respecto a los limites e incluso el cercado con alambre. Decidimos hacer una reunión a fines de marzo, donde vimos este tema puntual y también para tener otro tipo de relación desde el punto de vista cultural y deportivo”, recordó.

El inconveniente puntualmente sería en tres campos. Uno propiedad de la familia Medero que está ocupando cerca de 160 hectáreas chilenas entre el hito 39 y 40, pero que en el sur le corresponden entre 3 y 5 hectáreas que se encuentran en el ejido trasandino. Y otros dos que pertenecen a las familias Monsalvo y Avilés, a quienes les corresponden ocupar entre 500 y 700 hectáreas que también están en territorio chileno.

El intendente Machado admite que “el tema es delicado, no es fácil” y por esa razón considera que “esto lo van a tener que definir las autoridades de Nación”.

Por lo pronto se espera que se concrete una segunda reunión entre las autoridades nacionales de ambos países y que se tome una determinación para llegar a un acuerdo que beneficie a todas las partes, y por supuesto se dé solución a la particular situación que se da con el cementerio de Lago Verde.

Aunque eso dependerá también del clima y la crecida de los ríos Piedra, Pico y Pampa, un factor fundamental para poder pasar de un pueblo a otro y cruzar los 70 kilómetros que separan a estas localidades de 1.800 y 300 habitantes, respectivamente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico