Caso Brian: le secuestraron un arma a un empleado de seguridad del Draw

Entre los resultados de los allanamientos que la Justicia efectuó en viviendas de empleados de seguridad privada de ese boliche bailable y en domicilios de efectivos policiales, no solo se secuestraron teléfonos celulares y otros elementos de interés para la causa. Según la información a la que accedió El Patagónico, se secuestró además un arma de fuego calibre 9 milímetros con su numeración limada. La pistola fue hallada en la casa de uno de los responsables de la seguridad del pub en el que se inició la pelea que luego continuó en la vereda de San Martín casi 9 de Julio, donde Brian Gómez sufrió lesiones en la cabeza.

El Patagónico accedió a nueva información sobre los resultados de los diez allanamientos que la Justicia penal, con la colaboración de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y de la Policía Federal, efectuó en diferentes sectores de Comodoro Rivadavia. Las diligencias se desarrollaron en el marco de la causa por el homicidio de Brian Gómez (23), quien fue golpeado durante la madrugada del 15 de septiembre y falleció ocho días después como consecuencia de las lesiones que sufrió en su cabeza. Según la investigación que efectuó el Ministerio Público Fiscal, la víctima se vio involucrada en una pelea que se inició en el interior del boliche Draw Pool Pub y que continuó en el exterior.

En una de las viviendas allanadas, donde reside uno de los empleados de seguridad del pub, las fuerzas federales hallaron una pistola 9 milímetros con numeración limada. Fue secuestrada por infracción al artículo 189 bis del Código Penal, es decir, tenencia ilegal de arma de fuego.

En esos allanamientos encabezados por la fiscal Cecilia Codina, a cargo del caso, fueron requisadas viviendas de los empleados de seguridad del local y de efectivos policiales de la Seccional Primera, quienes podrían estar implicados en la agresión al joven. También fue allanado el edificio de la Seccional Primera y el propio boliche bailable.

“Todavía no hay un autor que esté identificado”, afirmó el viernes 12 de octubre la fiscal Codina en conferencia de prensa, después de los allanamientos. También confirmó que no la Justicia no consiguió registros de cámaras de seguridad de comercios del sector que hayan grabado el momento preciso de la agresión a Brian en San Martín casi 9 de Julio.

En los allanamientos se secuestraron teléfonos celulares que según cree la fiscal pueden arrojar información importante para el caso a partir de pericias que permitirían determinar si existe un encubrimiento de quien golpeó a Brian.

En las requisas, como la desarrollada en la Seccional Primera, también se secuestraron tonfas o bastones policiales, al igual que los extensibles que tenían los empleados de seguridad del pub. Ahora se conoció además la incautación el arma de fuego con la numeración limada. En principio se trata solo de una causa conexa, de tenencia ilegal de arma de fuego.

LA AGRESION

Entre los testigos del caso están los jóvenes que pelearon con Brian Gómez en el interior del boliche y aquellos que lo acompañaban, indicó Codina. Y a partir de las sospechas iniciales de la agresión, la fiscal no imputó a ninguno de esos jóvenes ni tampoco solicitó allanamientos en sus viviendas. El foco apunta hasta ahora a personal de seguridad y efectivos policiales.

Los familiares de Brian, según contaron a este diario, manejan la versión de que esa madrugada al joven lo expulsaron del Draw junto al grupo con el que mantuvo diferencias en el interior del local. Afuera se desató una pelea, en la que intervinieron en principio policías y personal de seguridad privada. En medio de la gresca Brian terminó tendido en el suelo inconsciente y tuvo que ser trasladado en ambulancia al Hospital Regional, donde permaneció internado en coma y falleció ocho días después.

El padre de Brian ofreció una gratificación de 400 mil pesos a quien pueda aportar algún video del momento de la agresión, ya que muchos de quienes a las 5:30 de ese 15 de septiembre caminaban por la calle San Martín grabaron con sus teléfonos lo sucedido. La Fiscalía insistió también para que algún testigo aporte todo lo que sabe. “Es una obligación con la ley”, apuntó Codina.

Mientras tanto, la familia de la víctima continúa peregrinando en reclamo de justicia. El 15 de octubre cuando se cumplió un mes de la agresión, Verónica, la madre de Brian junto a familiares colocaron velas encendidas en el ingreso al pub para recordar a su hijo en el último lugar donde el joven había salido a divertirse con sus amigos. Sin embargo, los carteles en reclamo de justicia y las velas fueron apagadas y quitadas por personal de seguridad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico