Celeste volvió ayer a clases después que el Cervantes garantizara su continuidad

El Colegio Cervantes ayer se refirió al caso de Celeste Campillay, la joven que denunció que le habían prohibido el ingreso al establecimiento por adeudar varias cuotas tras sufrir las consecuencias del temporal. A través de su coordinador pedagógico y el abogado, el establecimiento garantizó la finalización del ciclo lectivo a la estudiante y confirmó que hubo personas dispuestas a pagar la deuda, pero aclaró que esa resolución deberá ser aceptada por la directora, quien se encuentra fuera de la ciudad. Ayer la estudiante retornó a clases.

"Yo ratifico lo que había dicho anteriormente por los medios, el día 1 de agosto, que la alumna tiene las puertas abiertas a la institución; que no se le va a prohibir el ingreso y que tiene garantizada la terminación del ciclo lectivo en esta institución", dijo Eduardo Evans. Se trata del coordinador pedagógico del Colegio Cervantes, quien ayer se refirió a la denuncia que realizó Celeste Campillay, la joven que aseguró que le habían prohibido el ingreso al establecimiento por deber varias cuotas, pese a ser una de las damnificadas por el temporal que azotó Comodoro entre el 29 de marzo y el 8 de abril.
El coordinador, acompañado por el abogado del establecimiento, Hugo Solé, atendió a un equipo de El Patagónico. Al ser consultado por la veracidad de la deuda ratificó que existe, pero evitó dar precisiones al respecto. Sí confirmó que tras hacerse público el caso de Celeste se acercaron empresas y personas que quisieron pagar la misma para que se reintegrara al establecimiento.
En ese sentido, el abogado explicó que no se aceptó el pago y que será la directora, quien se encuentra fuera de la ciudad, la que tomará una resolución al respecto. Además confirmó que el martes la joven asistió al establecimiento y el miércoles faltó, quizás abrumada por la repercusión nacional que tuvo su caso.
El letrado aseguró también que ayer se intentó firmar un acta con la madre, mediante la cual se garantiza la continuidad del ciclo lectivo para su hija. Sin embargo, ella no quiso ingresar al establecimiento. "Intentamos confeccionar un acta a los efectos de poner un fin a todo esto, pero no quiso firmar el acta. Nosotros esperamos a la alumna. Que ella posea o no posea una deuda no obstaculiza el ciclo lectivo", sentenció.
Solé también insistió en que será la directora quien decida cuál será la resolución sobre la deuda y aclaró: "nosotros no podemos recibir ningún tipo de pago al no estar la directora en la institución. Pero aun así el ciclo lectivo lo tiene garantizado".
A todo esto ayer por la tarde, Celeste retornó a clases.

EXCELENTE ALUMNA Y MEJOR COMPAÑERA

El caso de Celeste -que hizo público este diario en forma exclusiva en su edición del martes- tuvo repercusión nacional tras la denuncia de su hermana, Jaqueline Fernández, quien aseguró que a la estudiante le habían prohibido ingresar al establecimiento por deber 40.000 pesos de cuota.
En su declaración, aseguró que la mora se registró luego del temporal. Sin embargo, desde la escuela aseguraron que la deuda venía de antes.
Lo cierto es que el caso despertó la sensibilidad de decenas de personas que le compraron un número a la familia para un sorteo, o donaron dinero para poder costear la deuda. Es que Celeste, abanderada del establecimiento y mejor compañera -según certifica un diploma- solo quiere terminar el ciclo lectivo e iniciar la carrera de Medicina en la universidad, olvidando este triste momento que la tuvo como protagonista.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico