Chevrolet Spin: Redobla la apuesta en vehículos familiares

El monovolumen mejoró su estética y ganó versatilidad con el agregado de butacas corredizas. Más confort y tecnología.

Ariel Basile- enviado especial

Foz do Iguaçu, Brasil - Chevrolet juega una nueva ficha en el terreno de los vehículos familiares y con la renovación de Spin, que se presentó la semana pasada en la brasileña Foz do Iguaçu, apuesta a contagiar al mercado local del éxito que tiene el modelo en Brasil. El objetivo es llegar al público más racional en tiempos en que la tendencia son los SUV, por más que sean menos funcionales (y más caros) que un monovolumen como el que está relanzando Chevrolet.

En este sentido, Spin se mete en un casillero vacío de la oferta argentina: presenta un vehículo de siete plazas y tres filas de asientos a un precio competitivo. Los SUV de siete asientos están bastante más arriba que los $578.900, precio de arranque de Spin siete plazas (las de cinco asientos empiezan en $506.900). Excepto modelos de Lifan, aunque la marca china está en una fase más prematura y no termina de ser rival directo.

Por lo tanto, Chevrolet buscará seducir desde ahí: buen espacio y versatilidad a un valor apropiado.

Estética y versatilidad
Lo primero que hay que mencionar son los cambios en el diseño, para darle un aire más moderno, a tono con el ADN global de Chevrolet. Si la estética no era un punto alto en la Spin anterior, ahora logra revertirlo: nueva parrilla, faros alargados, luces diurnas led, un capot lanzado hacia delante, nuevas llantas 16 pulgadas y rasgos envolventes en la parte trasera son las principales armas. Otro aspecto: la rueda de auxilio deja el exterior del portón. Además de hacérsela más complicada a posibles ladrones, la nueva disposición mejora el centro de gravedad y le da un andar más firme. La versión con look aventurero Activ es la que mejor luce.

En el interior, hay una renovación en el panel, con materiales de mayor calidad. También deja de lado el tablero tipo moto por uno tradicional con agujas y cambia la disposición de la guantera. Las butacas siempre son de materiales “lavables”, como dicen en Chevrolet, “porque los chicos comen en el auto y ensucian los asientos”. Uno de los puntos centrales de la nueva Spin es que la segunda fila tiene asientos corredizos que se deslizan 5 cm hacia delante y 6 cm hacia atrás, lo que permite ganar modularidad: darle más o menos espacio a la tercera fila de butacas. Y si estas últimas están plegadas, la capacidad de baúl oscila entre los 710 litros y los 756 litros -según dónde se ubique la fila central-, bastante más que cualquier SUV del segmento B y también de los sedanes de esa categoría.

En materia de conectividad, cuenta con asistencia OnStar y con sistema multimedia MyLink, con pantalla táctil de siete pulgadas sin navegador propio pero compatible con Android y Apple para usar navegación de teléfonos, entre otras aplicaciones. Cámara de retroceso y sensores de lluvia están entre los ítems de las versiones más equipadas.

El motor no cambió, se mantiene el naftero 1.8 de 105 CV. Un propulsor que va quedando atrasado con 8 válvulas. En un trayecto que fue desde Itaipú hasta el lado brasileño de las Cataratas del Iguazú, el propulsor se mostró correcto para un uso familiar, sin tanta potencia en las primeras marchas. Este medio probó una unidad con caja manual de cinco marchas, de relaciones suaves y buen pasaje de cambios. También hay una automática de seis velocidades que tuvo mejoras. Con la caja manual, acelera de 0 a 100 km/h en 12,1 segundos.

También se ajustaron suspensiones para un mejor confort de marcha. Los cambios se notan y este rediseño deja al modelo en condiciones de hacerle frente a la avalancha de SUV.

En seguridad, una de cal y una de arena. La buena: suma anclajes Isofix y apoyacabeza en todas las plazas, así como cinturones de tres puntos (clave para aun auto familiar). La mala: sigue sin control de estabilidad.

Los precios que comienzan en $506.900 terminan en $625.900.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico