Clausuran una parrilla y denuncian negocio irregular detrás de la venta ambulante de tortillas

Cerraron la parrilla "El Pampero" por falta de higiene y orden en los espacios de elaboración de comida. Además se notificó a la delegación local de la Secretaría de Trabajo por la contratación de menores para la venta callejera de tortillas que se producían en la misma parrilla de forma irregular.

Esta tarde alrededor de las 15 horas personal de Fiscalización y de Habilitaciones procedió a un control en la parrilla "El Pampero" ubicada en la calle El Patagónico al 1097. Hasta el lugar se llegó a partir de la denuncia de una ex empleada que advirtió sobre falta de higiene y trabajo de menores de edad.

Personal de Fiscalización a cargo del subsecretario Daniel Campillay detectaron falencias en el local entre las que más preocuparon por tratarse de un espacio donde se trabaja con manipulación de alimentos fue falta de higiene y orden. La cocina del local además convive con una obra de ampliación a una vivienda contigua por lo que no están dadas las condiciones de sanidad no están garantizadas para cocinar.

clausura.jpg

El propietario de El Pampero, proveía a chicos menores de edad de una conservadora y tortillas para vender en los semáforos de Kennedy - El Patagónico y Roca - Yrigoyen.

Asimismo, por este hecho se dio intervención a la delegación local de la Secretaría de Trabajo por constatarse que desde allí se "regenteaba" la venta de tortillas callejera. "El propietario de El Pampero, proveía a chicos menores de edad de una conservadora y tortillas para vender en los semáforos de Kennedy - El Patagónico y Roca - Yrigoyen además se les daba la orden a los chicos de escapar corriendo si había en la zona un control de Municipalidad o Bromatogología. Esto es completamente irregular, primero tener chicos trabajando en la calle pagando 100 pesos por hora en algunos casos sin contar con los riesgos que ello podría tener aparejado", lamentó el fucionario.

La venta que se popularizó en los últimos años con la llegada de costumbres de nuevos vecinos que tiene la ciudad provenientes del norte del país fue aprovechada por el comerciante para expandir de manera "ilegal" su negocio, remarcó Campillay.

La clausura y las multas por este caso ahora quedan en manos del Juzgado de Faltas N° 3 que tiene a cargo el doctor Simunovich.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico