Cómo conseguir renta del 30% en dólares con cajeros en EE.UU.

Radicado hace años en la Florida, el argentino Sebastián Ponceliz estructuró una red privada de cajeros automáticos y la convirtió en un vehículo de inversión. La operación, cuyo desembolso mínimo es de U$S180.000, ofrece una rentabilidad del 30% en dólares a partir del tercer año.

Lejos de extinguirse tal como muchos pronostican ante el avance de innovadores medios de pago electrónicos, el uso de dinero en efectivo sigue manteniendo vigencia plena, incluso en países desarrollados, como EE.UU., donde el 45% de la población utiliza el cash para transacciones menores a u$s25. En ese contexto, los cajeros automáticos cobran una vital importancia en economías como la estadounidense, altamente bancarizada, en la que se estima un ATM (siglas en inglés de Automated Teller Machine) por cada 3.000 habitantes. Es más de aquí a 5 años, la Fed estima duplicar la base monetaria (M1) y aumentar el parque de cajeros en un 30%.

Inquieto y emprendedor, el argentino Sebastián Ponceliz observó con clara nitidez esta foto en el país del norte y encontró una oportunidad de negocio: decidió estructurar allí una red privada de cajeros y convertirla en un vehículo de inversión. “Fue una iniciativa propia. Compre mis primeros 20 ATM’s en EE.UU. hace ya 5 años en un garaje, como corresponde. Encontré muchas ineficiencias que podrían ser mejoradas y diseñé un modelo de negocio en donde los clientes pueden acceder a una inversión segura, controlable y de alta rentabilidad”, cuenta a Ámbito Biz Ponceliz desde la ciudad Boca Ratón, en el estado de Florida.

En concreto, el inversor puede adquirir un mínimo de 20 cajeros automáticos por un valor total de u$s 140.000, más otros u$s 40.000 como capital de trabajo (es el efectivo que va dentro de cada ATM). La empresa de Ponceliz, Odyssey Group, se encarga de la gestión total del negocio, desde la provisión del cajero, la locación, programación, hasta la instalación, mantenimiento y carga. Y la rentabilidad es creciente por año: va del 12, 20 y 30% anual, para el primero, segundo y tercer año, respectivamente, revela el empresario radicado en EE.UU. hace casi 20 años. Esta inversión contempla también los trámites para la obtención de la visa E2 en caso que el inversor lo requiera, la presentación del plan de negocios, proyección de facturación y documentos de inmigración, entre otros.

“Ya contamos con unos 70 clientes, argentinos en su mayoría (90%), aunque ya tenemos de Chile, Brasil, Colombia y España, en donde además, tenemos oficinas y personal propio”, comenta. Y especifica: “El perfil es de inversores pequeños y medianos interesados en obtener una renta variable incremental en los EE.UU.”. Un riesgo aparejado a la inversión podría ser que la locación no produzca las transacciones esperadas. Sin embargo, “Odyssey garantiza el cambio de las mismas los primeros 12 meses de operación hasta alcanzar la producción esperada”, aclara Ponceliz.

COMO FUNCIONA EL NEGOCIO

Quien retira dinero del ATM, paga una tasa de extracción de U$S3 promedio. El 30% de esa tasa, pertenece a la locación en donde está ubicado el cajero (un supermercado, una estación de servicio o un local, por ejemplo). De los u$s2 restantes, u$s0,50 centavos corresponden al mantenimiento (este costo decrece a medida que aumenta la cantidad de transacciones), fee de carga del dinero, servicio y prorrateo de seguro. La ganancia restante forma parte de la rentabilidad del inversor. En promedio, un cajero de baja performance, arroja entre u$s1 y u$s1,25 de rentabilidad por extracción, mientras que un cajero de buena performance, genera alrededor de u$s1,50, describe Ponceliz, quien resalta que la cantidad de transacciones promedio por cajero es de 70 por mes.

Para ingresar al negocio, el inversor debe conformar una LLC (Sociedad de Responsabilidad Limitada) en EE.UU. , aplicar para el ITIN (International Tax ID Number) y abrir una cuenta corriente en un banco estadounidense (en todo este proceso la empresa de Ponceliz da soporte y asesoramiento). Este trámite dura aproximadamente 90 días. Actualmente, los cajeros de Odyssey están ubicados en el sur de la Florida, Orlando, Atlanta, New York, New Jersey, Chicago y Los Ángeles, mientras que próximamente estará habilitando también la plaza de Houston y San Francisco. Odyssey proyecta duplicar la cantidad de ATM’s para este año, hasta llegar a las 2.000 unidades en diciembre de 2018.

Por ahora el modelo que creó Ponceliz solo funciona en EE.UU., pero próximamente desembarcará en la Argentina (desde el año pasado está autorizada la operación de ATM’s no bancarios), y en gran parte de la región (Brasil, Chile, México), como así también en la UE (España).

El negocio de Odyssey no se reduce a la extracción de cash en los cajeros automáticos: por estos días la empresa está implementando Octagon, una plataforma transaccional de última generación que suma servicios al ATM, como criptomonedas, remesas de divisas, micro créditos y cobro de servicios, además de publicidad especifica por grupo etario y género. La empresa, que cuenta con cinco divisiones, registró en 2017 una facturación de u$s9,5 millones, y prevé duplicarla este año (proyecta u$s20 millones).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico