Condenaron a los prefectos a cinco y cuatro años de prisión

En la apertura de la audiencia, los imputados hicieron uso de su derecho a hablar y expresaron que actuaron "conforme a derecho". El juicio pasó a un cuarto intermedio hasta las 11. Tras deliberar, los magistrados resolvieron penas de entre 5 y 4 años de prisión.

Ya está sentencia en el juicio por el crimen de joven mapuche Rafael Nahuel, ocurrido el 25 de noviembre de 2017. El tribunal compuesto por los jueces federales Alejandro Silva, Simón Bracco y Pablo Díaz Lacava falló que Guillermo Cavia fue autor del hecho, por lo que le dictaron una pena de 5 años.

Además, los magistrados resolvieron que los imputados Sosa, Pintos, Obregon, García tendrán una sentencia de 4 años de prisión.

El Juzgado Federal de Roca fue el escenario protagonista de la jornada. Estuvo completamente vallado y con unos 50 efectivos de la Policía Federal custodiando el ingreso a la sala y las instalaciones y cerca de un centenar cubriendo en las afueras.

Una convocatoria de más de medio centenar de organizaciones estuvo concentrada en los alrededores del Juzgado Federal, pero desde el martes temprano el edificio del Tribunal Oral Federal de Roca está completamente vallado y se encuentra todo el cuadrante que lo rodea. Antes de las 9, ya había llegado el representante del Ministerio Público Fiscal (MPF), Rafael Vehils Ruiz.

A 1.200 kilómetros de distancia en el día de la sentencia que podría dictar su condena, los cinco prefectos acusados de matar a Rafael Nahuel se conectaron por vías virtuales. Durante tres meses y medio que duró el debate oral no pisaron la sala y el día del veredicto no fue la excepción.

Los cinco albatros dieron sus palabras finales ante el tribunal y una sala llena. Desde lejos no oyeron la movilización puertas afuera ante un edificio herméticamente vallado y custodiado por cerca de un centenar de efectivos de la Policía Federal.

“Confiamos en que ustedes sean justos e impartan justicia como corresponde”, lanzó Francisco Pintos, para empezar con la ronda de declaraciones que en los cinco casos fueron reiterativos en la idea de que cumplieron una orden judicial y se ajustaron “a derecho”.

“Nosotros actuamos conforme a derechos, en cumplimiento del deber y por una orden judicial, sin cometer excesos. Confiamos en que ustedes sean justos e impartan justicia”, expresó Carlos Valentín Sosa, uno de los prefectos acusados de coautor en el crimen del joven mapuche.

Juan Ramón Obregón por su parte dijo: “Yo me encontraba en Villa Mascardi cumpliendo una orden judicial (…) actúe conforme a las leyes, protocolos vigentes para la función que cumplo, respetando la vida propia y del tercero en todo momento, en cuanto se pueda”.

“Tanto yo como mis camaradas obramos y actuamos (…) con el profesionalismo que nos caracteriza, en cumplimiento de una orden emitida por autoridad competente. Y desde ya, siempre sin cometer ningún tipo de excesos, nosotros siempre ajustados a derechos”, dijo Guillermo Cavia, el prefecto que habría dado el disparo mortal. “Tengo total fe de que se va a hacer justicia ya”.

Los cinco están acusados de homicidio agravado en exceso de la legítima defensa, carátula que tuvieron en primera instancia y que ahora el Ministerio Público Fiscal decidió mantener en los alegatos de clausura tras la investigación y el debate oral y público.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico