Condenaron a nueve años y medio de prisión al ex CAI Luciano Cabral

El Tribunal Penal Colegiado le dio una pena de nueve años y medio al exjugador de la Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia, Luciano Cabral, quien también compartió equipo con Juan Román Riquelme. Su padre José "El Mono" Cabral recibió 16 años.

El exjugador de la Comisión de Actividades Infantiles de Comodoro Rivadavia Luciano Cabral (23) fue condenado a 9 años de prisión por el crimen de Joan Villegas, asesinado a golpes el 1 de enero del pasado año en General Alvear.

El Tribunal Colegiado Penal integrado por Ariel Hernández, Julio Bittar y Carlos Parma, también impuso una pena de 16 años para José “Mono” Cabral, padre del deportista, y 8 para Axel Olguin. Mientras que Brian Santana fue absuelto.

El viernes se habían desarrollado los alegatos y el fiscal Norbero Jamsech había solicitado una pena de 15 años de cárcel para Luciano, 18 para su progenitor y 14 para Olguín por el delito de homicidio agravado por la participación de un menor de edad. Eso último, entendiendo en el hecho estuvo involucrado un chico que en ese momento tenía 13 años, por lo tanto es inimputable. En tanto, no formularon petición con respecto a Santana.

Por su parte, la querella, a cargo de Ignacio Fajardo, representante legal de los padres de la víctima, pidió 20 años para José Cabral y 17 para Luciano y Olguín. Mientras que coincidieron con la Fiscalía con respecto a Santana. Por último, Gustavo Nedic y Tíndaro Fernández, se opusieron a los argumentos de la querella y consideraron que estaban basados en la exposición pública del joven que supo integrar la selección Sub 20 de Chile.

Los letrados solicitaron que Luciano Cabral sea absuelto por el beneficio de la duda y opinaron que en caso de ser condenado, debía ser por el delito de lesiones graves, debido a que el futbolista declaró, en el debate, que había peleado con Joan Villegas, pero indicó que no estuvo presente cuando fue ultimado. Con respecto al padre, Nedic y Fernández hicieron un pedido especial al Tribunal para que tuvieran en consideración con él a la hora de establecer su pena, ya que durante el juicio el hombre confesó ser autor del asesinato.

Finalmente, los magistrados se acercaron a los pedidos de la defensa y la Fiscalía con la decisión tomada, aunque lo hicieron bajo el delito de homicidio simple, y ante la clara evidencia que existía en su contra, sentenciaron a Luciano Cabral, cerrando, tal vez, su carrera como futbolista profesional. Luciano Cabral estaba a préstamo en el Atlético Paranaense de Brasil (su pase pertenecía a Argentinos Juniors) cuando se entregó a la Justicia el miércoles 4 de enero de 2017, cuando era buscado por el homicidio de Villegas. El jugador se encontraba de vacaciones en la casa de sus padres en el citado departamento del sur mendocino.

En ese momento, el joven alvearense estaba pasando por un buen presente futbolístico y los dirigentes del equipo brasileño veían con buenos ojos hacer uso de la opción de compra por 1 millón y medio de dólares. Luciano había iniciado su carrera de pequeño en el Sport Club Pacífico y también pasó Andes FC y Ferro Carril Oeste, de Alvear. Luego, fue fichado por la CAI (Comisión de Actividades Infantiles), que en ese momento disputaba la B Nacional.

En medio de su experiencia en el Sur, fue llevado a préstamo al semillero de River Plate, donde consiguió un título con la séptima división, aunque volvió a recalar en la CAI, donde debutó como profesional en 2010, en la segunda división del fútbol argentino. En tanto, en 2014 pasó a Argentinos Juniors, donde compartió plantel con grandes jugadores como Juan Roman Riquelme y Cristan el Lobo Ledesma, con quienes mantiene una gran amistad y siempre lo apoyaron tras su detención. Tras conseguir el ascenso a Primera con el conjunto de la Paternal, pasó al equipo de Curitiba.

EL HECHO

Joan Villegas de 27 años, fue encontrado asesinado la madrugada del año nuevo del 2017 en la calle Chacabuco. Su cuerpo presentaba importantes lesiones en su cuerpo. Una de ellas, en la cabeza, le ocasionó fractura de cráneo.

Durante la investigación se comprobó que el joven, que formaba parte de una conocida murga de Alvear, había ido con un amigo a comprar bebidas cuando se encontró con cinco hombres. Con ellos comenzó una riña y los sujetos comenzaron a golpearlo. Uno de los agresores lo atacó con un pedazo de escombro, lo que le causó heridas fatales.

Desde el comienzo, la familia de Villegas no tenía dudas de que los Cabral fueron los asesinos del joven. Es más, la madre sostuvo que el problema está relacionado con las drogas. “Lo habían amenazado dos meses antes y no le dimos importancia”, dijo a El Sol en ese entonces. Las intimidaciones, según la mujer, se debían a que los Cabral querían vender droga en el barrio y Villegas se los impedía.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico