Condenaron a Silva a 9 años y medio por el crimen de Raimapo

El hecho ocurrió hace dos años, frente a El Pollo Dorado. El homicida tenía conocimientos de boxeo y literalmente noqueó a la víctima, que moriría dos días después en el Hospital.

El tribunal dio a conocer este lunes su veredicto en el juicio por el homicidio de Luis Alberto Raimapo, condenando a Lucio Silva a la pena de 9 años y seis meses de prisión y fue declarado reincidente por primera vez. Tuvieron en cuenta para la determinación de pena como circunstancias agravantes la nimiedad del hecho, la nocturnidad y los antecedentes penales de Silva. Como atenuantes, la conformación de su grupo familiar y su trabajo informal.

El fiscal había solicitado 15 años de prisión para Silva, en tanto que el defensor requirió el mínimo de la pena establecida para el delito “homicidio simple, en concurso real con hurto calamitoso” por el cual Silva ya ha sido declarado responsable.

El hecho aconteció el 10 de septiembre de 2020, siendo aproximadamente las 21:55, cuando Raimapo caminaba sobre la vereda del local comercial “El Pollo Dorado”, en Avenida Rivadavia casi calle Araucarias del barrio Las Flores, momento en el cual fue abordado por Silva y mantienen una discusión banal. Raimapo sigue caminando y Silva, que contaba con conocimientos de boxeo, se colocó en guardia y le propinó dos golpes de puño, los que impactaron en el rostro de Raimapo, provocando su fuerte caída al piso, impactando su cabeza en la vereda, permaneciendo por un lapso inconsciente.

Silva sigue caminando y luego regresa. Ante el evidente estado de indefensión de Raimapo, le revisa los bolsillos y le sustrae una billetera que contenía en su interior su DNI, dinero en efectivo, documentación personal y un teléfono celular, dándose finalmente a la fuga.

Posteriormente Raimapo logró reincorporase y a las 22:30 un taxi lo trasladó a su domicilio del barrio San Cayetano, en donde permaneció hasta ser finalmente hospitalizado. El 12 de septiembre de 2020, a las 12, se produce su deceso producto de un “traumatismo craneoencefálico”, producido por el golpe del impacto en la vereda al momento del hecho.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico