Continúa el juicio a policías retirados por estafas en la venta de terrenos de Seros 

Durante esta jornada declaró como testigo del arquitecto Alberto Cúneo quien cumplió funciones en el área técnica del Instituto de seguridad social y seguros, participando en las gestiones realizadas con los expedientes de venta de los terrenos. El testigo respondió a numerosas consultas, principalmente efectuadas por la defensa quienes enfatizaron sobre los documentos existentes a propósito de los procedimientos detallados.

En la mañana de hoy se reanudó el juicio oral donde se ventilan los hechos ocurridos en relación a la estafa con terrenos pertenecientes al Instituto de Seguridad social y seguros (Seros), donde se encuentran involucrados ex autoridades de la mutual policial de la provincia, los policías retirados Juan Carlos Rossi y Nelson Quilaleo, quienes fueron presidente y tesorero de esa institución, y el escribano Pablo Fossati.

El debate se lleva adelante con la participación mediante videoconferencia de la Jueza Ivana González, mientras en forma presencial se encuentran por la parte acusadora el Ministerio Público Fiscal representado por el fiscal general Gustavo Núñez y el funcionario de fiscalía Rubén Kholer, la querella por parte de Seros ejercida por Mateo Rossio Coblier y Pablo Aguilera, en tanto por la defensa están presentes los abogados Jorge Rubiolo y Humberto González.

Durante esta jornada la parte principal se centró en la convocatoria como testigo del arquitecto Alberto Cúneo quien cumplió funciones en el área técnica del Instituto de seguridad social y seguros, participando en las gestiones realizadas con los expedientes de venta de los terrenos. Así comentó que en el año 1997 y 2003 se intervino en los mencionados procedimientos con pedidos realizados por la mutual policial, generándose en 2004 el correspondiente boleto de compra venta con el objetivo de destinar los lotes a planes de viviendas y desarrollo de infraestructura social.

Posteriormente, detalló que en 2005 se efectuó una gestión entre el instituto y la mutual para lograr que el municipio condone una deuda de impuestos, dado que esos terrenos habían sido cedidos en un primer momento a Ajurpe, pero ante el no cumplimiento de clausulas, los mismos debieron ser devueltos, siendo en ese lapso de tiempo cuando se generó la deuda. En 2012 se recibió una solicitud de la mutual para mensurar la manzana 441 y en 2015 el vocal Aldo Griffiths pide una verificación sobre ese mismo sector, actuando el escribano Suárez, quien certifica que no existe ningún tipo de construcción, por lo que se constata que en tres manzanas se habían desarrollado los planes de vivienda y en la restante no se había cumplido con lo comprometido, por lo que se inició el proceso de reintegro de los terrenos a Seros debido al incumplimiento. Manifestó ante una pregunta de la fiscalía que en caso de venta de un inmueble de este tipo no se podía autorizar con la sola firma del director del instituto, sino que debía pasar por las diferentes áreas y contar con la aprobación de todo el directorio.

El testigo respondió a numerosas consultas, principalmente efectuadas por la defensa quienes enfatizaron sobre los documentos existentes a propósito de los procedimientos detallados que hablaban sobre la condonación de deuda de impuestos, y el reintegro de los terrenos al instituto tanto por parte de Ajurpe como también la exigencia emitida hacia la mutual policial de la provincia.

Luego de un cuarto intermedio se esperaba que en el día de hoy pudieran deponer nuevos testigos, previéndose la continuidad de este juicio oral que se lleva adelante en sala de la cámara penal ubicada en el sexto piso de los tribunales en Trelew para mañana a partir de las 9, en jornadas que habitualmente se extienden hasta cerca de las 14.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico