De Esquel a la Reserva de Boca

Juan Cruz Payal, esquelense de 18 años surgido en Belgrano de Esquel y con paso por la selección de Chubut, firmó contrato profesional y es figura en la Reserva del ’Xeneize’.

El futbolista esquelense Juan Cruz Payal, de tan solo 18 años, fue noticia días atrás al firmar su primer contrato como profesional en Boca Juniors. El enganche chubutense, hoy unas de las figuras en la Reserva, estampó su firma con el club xeneize hasta diciembre de 2028.

Payal nació en Esquel y llegó a Buenos Aires cuando tenía 15 años. Tuvo un breve paso por las inferiores de Racing Club de Avellaneda y luego se sumó a las juveniles de Boca en diciembre del 2021, tras una prueba a la cual llegó gracias a les gestiones de Milton Reyes (por ese entonces presidente de Belgrano de Esquel) y “Menen” Fernández.

Juan Cruz también ese año vistió la camiseta de Chubut, en la primera y única edición de los Juegos Nacionales de la Araucanía realizada en Puerto Madryn, en la cual Chubut finalizó como subcampeón y el mediocampista terminó el torneo con un gol.

En diálogo con el área de Prensa de Chubut Deportes, el joven volante inició la charla hablando de su gran presente, destacando que “lo estoy viviendo con alegría, pero a la vez tranquilidad. Quizás todavía no caigo con todo lo que estoy viviendo y el hecho de poder estar en esta institución, que sabemos lo que significa para todo el mundo. Trato de disfrutar el momento, pero con tranquilidad”.

-¿Cómo se dio la posibilidad de llegar a Boca?

Yo jugaba en Belgrano de Esquel, estuve un tiempo en Racing (de Avellaneda) y me volví a Esquel. Después, gracias a una movida que armaron Milton (Reyes) y “Menen” Fernández, pude venir a probarme en noviembre de 2021, por suerte me fue bien, pude quedar y ahí empezó todo el camino hasta hoy. Yo a Milton Reyes siempre le estaré agradecido por todo lo que hizo por mí. Me ayudó demasiado para que yo hoy esté acá. Sé que hoy está a cargo de Chubut Deportes, con mucho trabajo por delante, pero seguramente lo hará muy bien.

-¿De qué modo transitaste ese camino, entre esa prueba y este presente en la Reserva?

La verdad se dio por el esfuerzo que uno le puso. No es magia, es entrenar, entrenar, trabajar y sacrificarse. Yo ya estaba enfocado en todo lo que quería lograr, así que me dediqué a trabajar y bueno, ese sacrificio rindió sus frutos.

-¿Qué recuerdos tenés de tu participación en el seleccionado chubutense?

Tuve la suerte de poder jugar la Araucanía Nacional, en 2021 (Puerto Madryn). En ese momento, hecho de poder defender los colores de la provincia fue un desafío grande y hermoso para mí. Lo único malo es que nos tocó perder la final (fue por penales ante La Pampa) y nos quedamos con las ganas de festejar el título con nuestra gente, pero fue un torneo fantástico y vestir los colores de Chubut fue algo que no olvidaré y además me sirvió como experiencia por lo competitivo del torneo.

-¿Qué has podido hablar con Riquelme, hoy presidente de Boca?

Fue algo hermoso e inolvidable. El poder hablar con un señor que fue “el fútbol” y es el ídolo máximo de este club fue algo increíble. Obviamente me puse un poco nervioso por lo que significa y a pesar de parecer un hombre serio, no es así. Pudimos charlar un poco, el me felicitó por lo que estaba haciendo, me dio algunos

consejos de cómo moverme dentro de la cancha y me dijo que le gustaban los jugadores como yo. Fue un orgullo tremendo.

- Hoy estás afianzado en la Reserva, pero ¿te toca entrenar con la Primera división?

Vamos rotando, entonces hay semanas que sí y semanas que no. Pero es un sueño también cuando toca poder compartir cancha con jugadores como Benedetto, Cavani, Romero o Marcos Rojo, son jugadores de Selección y de gran experiencia internacional. Es una locura vivir eso, se aprende mucho porque ellos te hablan y te aconsejan de cómo debemos hacer las cosas.

- ¿Cuáles son tus objetivos deportivos para este año?

Y mi gran objetivo para este año sería poder llegar a debutar en Primera. Sé que no es fácil porque hay muchos y grandes jugadores, pero es lo que quiero lograr, estoy trabajando para eso y tengo la esperanza que este año llegue ese día.

- Y a largo plazo, ¿con que sueñas?

A largo plazo tengo los sueños que cualquier pibe pueda tener: poder debutar en Primera, hacer goles, ganar campeonatos y algún día poder jugar en la Selección.

-Por último, un mensaje que le puedas dejar a esos chicos que hoy se inician en el fútbol en cualquier equipo de Chubut y sueñan con llegar al lugar que hoy estas vos.

No sé si sería un consejo, pero a cualquier pibe de cualquier club de Chubut le diría que no se rindan, que peleen por lo que quieren. Que entrenen y no dejen de laburar, de sacrificarse. Siempre habrá más malas que buenas, el fútbol es así, pero no deben bajar los brazos y pelear por sus sueños.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico