De la cantera de USMA a la Primera de Racing

Mateo Marín, de 18 años, entrenó con el primer equipo de la "Academia" y quiere ir por más. "Fue un pasito más para llegar a donde quiero estar", aseguró.

Mateo Marín, surgido en Unión San Martín Azcuénaga, llegó hace cuatro años a Racing y actualmente forma parte de la Quinta división. Este domingo tuvo su convocatoria para entrenar con la Primera división del plantel, que dirigen Úbeda, Fleita y Arano, y el jugador manifestó su alegría. “Desde muy chico ya sueño con esto, ir a entrenar fue un pasito más para llegar a donde quiero estar, que cada vez estoy más cerca”, aseguró.

Tras una larga semana de entrenamiento, el último viernes por la tarde Mateo recibió el mensaje. Mientras estaba en el colegio y en el momento no le prestó atención, pero al llegar a su departamento, le cayó la ficha: el domingo tenía que entrenar con la Primera división.

“Estaba en el colegio, después cuando llegué a casa me puse a pensar más, estaba muy contento. Les conté a mis viejos y mi hermano, ellos se emocionaron, se pusieron muy felices. El domingo, cuando me levanté para ir, estuve medio nervioso y ansioso pero no quería pensar tanto en eso, para estar tranquilo y para que me salgan las cosas bien en la práctica”, contó.

Con 18 años, Mateo categoría 2003, está jugando de extremo o interno en la 5ta división de Racing. Tras consagrarse campeón con la Octava división de USMA en 2017, armó sus valijas y partió hacia Buenos Aires para ir detrás de sus sueños.

Mateo Marin Racing2.jpg

Desde que asumió el nuevo cuerpo técnico en la “Academia”, empezaron a convocar a los juveniles para entrenar (algunos días) con la Primera como sparring y le llegó el momento.

“La verdad, fue una experiencia hermosa estar ahí con ellos, ver la manera en la que entrenan y también para poder ir adaptándome a ese juego. Me sentí re bien, ellos me hicieron sentir cómodo también, desde que empezamos ya nos trataban como si fuésemos uno más del grupo y eso te hace sentir mucho mejor con más confianza”, reconoció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico