"Dejala que se muera", dijo cuando la quisieron reanimar

Alfredo Rojas quedó imputado por el delito de "femicidio en concurso real con lesiones leves agravadas por ser en contexto de violencia de género", previsto con una pena única de prisión perpetua. El hombre, de 61 años, quedó detenido en prisión preventiva durante seis meses, mientras avanza la investigación que lleva adelante la fiscal Silvana Salazar.

El crimen se cometió el 27 de septiembre a las 20 sobre la calle Manuel Alsua al 1200, en la zona oeste de Puerto Madryn. Esa tarde, Silvana Jhonston junto a una amiga fueron al domicilio de Rojas y le reclamaron por el pago de una deuda de cuatro mil pesos. Hubo una discusión y, según los datos que constan en la causa, Rojas golpeó a Jhonston con una trompada y luego con un hierro le pegó en la cabeza, ocasionándole la muerte inmediata. Su amiga trató de asistirla con técnicas de reanimación, mientras que Rojas le manifestaba “dejala, que se muera”.

La Policía había sido alertada por vecinos, quienes escucharon los gritos y los ruidos. Al llegar los uniformados al domicilio, encontraron el cuerpo sin vida de Jhonston y a Rojas con el hierro en la mano.

La audiencia de apertura de investigación y control de detención se realizó esta tarde ante la jueza Stela Eizmendi. La fiscal Salazar formuló la imputación por el delito de "femicidio en concurso real con lesiones leves agravadas por ser en contexto de violencia de género" y solicitó la continuidad de la prisión preventiva por los riesgos de fuga y entorpecimiento en caso que se encuentre en libertad. La jueza Eizmendi hizo lugar al pedido de la fiscalía y dispuso la continuidad de la medida de coerción.

Cumplido el plazo, la fiscalía deberá presentar la acusación para elevar la causa a juicio oral y público.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico