Denuncian quema de la guardia donde se vio por última vez a Santiago Maldonado

La casilla iba a ser objetivo de una planimetría el viernes. Allí Santiago Maldonado había dejado su mochila el 1 de agosto, antes de correr hacia el río Chubut perseguido junto al grupo de jóvenes de la comunidad del Pul Lof en Resistencia Cushamen por las balas y las piedras de los gendarmes. Anoche esa casilla fue incendiada por personal policial que presta servicios para la estancia de Benetton.

“Esto no sólo atenta contra la causa de Santiago Maldonado, por el incendio de la casilla, sino también contra el caso donde la comunidad es querellante porque el viernes 4 se iba a realizar una planimetría para demostrar cómo la policía de Chubut había ingresado y tirado a matar el 11 de enero de 2017”. Explicó a Página/12 la abogada Sonia Ivanoff el trasfondo del incendio que anoche sufrieron en la Pul Lof en Resistencia de Cushamen cuando irrumpió la policía y personal de la estancia Leleque y la casilla de guardia ardió en llamas.

Esa humilde construcción de madera, chapa y trozos de nylon ya se había transformado en vivienda, y fue allí donde Santiago Maldonado había dejado su mochila el 1 de agosto, antes de correr hacia el río Chubut perseguido junto al grupo de jóvenes mapuches por las balas y las piedras de los gendarmes. El lugar fue parte del escenario central de aquel operativo represivo, cuya reconstrucción aún está pendiente por parte del juez federal Gustavo Lleral, y a pocos metros el 17 de octubre fue encontrado el cuerpo sin vida de tatuador anarquista. El magistrado no dispuso custodia alguna del predio, que quedó preservado desde aquel día por los propios habitantes, hasta anoche.

“Los peñi y las lamien estaban en la guardia cuando entró una camioneta, nos empezaron a correr a los tiros por el campo, y luego prendieron fuego la guardia”, relató a este diario uno de los peñi (hermanos), quien afirmó que eran policías y empleados de la estancia Leleque, propiedad de Benetton, y que el martes ya habían intentado ingresar al predio recuperado en 2015 por la parte norte, en el alambrado que los separa de la comunidad de Vuelta del Río sobre la ruta 70, pero fueron repelidos a través de la autodefensa, con hondas de revoleo.

“Mañana había que hacer esa prueba tan importante, a las 10, con peritos de parte y de la policía. Y el lunes el 7 es la audiencia preliminar en el caso de Benetton contra la comunidad por usurpación. Lamentable es un accionar y hostigamiento permanente entre la policía de Chubut y la gente de Benetton que se unen una vez más para seguir atacándolos, e impedir el desarrollo de la justicia en una causa que los tiene a los policías como imputados”, describió la abogada Ivanoff.

Por su parte, la vocera de la comunidad, Soraya Maicoño expresó que están “consternados por esta persecución que no termina nunca”. Y explicó que el lunes 7 en la audiencia en la cual Benetton es querellante por usurpación van a demostrar con planos y testimonios de antiguos pobladores que el lugar que se recuperó el 13 de marzo de 2015 en este territorio fue tierra entregada a la Colonia Aborigen Pastoril Cushamen por el Estado argentino al lonko Ñancuche Nahuelquir. Esa audiencia estaba prevista para abril, y entre los imputados está el lonko Facundo Jones Huala, a quien no dejarán participar porque está detenido en Esquel, a la espera que la Corte Suprema defina su extradición a Chile.

“Justamente nos estábamos preparando para hacer la convocatoria para que nos apoyen en este juicio, llevamos fotos y planos que muestran que esa parte no estaba alambrada y el que la usurpó es Benetton porque pertenece a la Colonia Pastoril Cushamen, pero pasa esto, es tan impune que entra con su propia policía a disparar otra vez a mujeres y niños, otra vez incendiar, meterse en nuestro territorio”, indicó Maicoño a sitio La Retaguardia. “Nuestra gente reconoce que junto a la policía vino gente de la estancia, porque se conocen, son de la zona y los pueden identificar lo más bien”, agregó.

“Como pueblos originarios estamos viviendo situaciones de mucha tensión, no sólo en Pu Lof sino también los hermanos wichi y en Tilcara, avasallan nuestros derechos con incendios y asesinatos, ya no sabemos más cómo llegar a la gente, no pretendemos nada del Estado sino llegar a la gente consciente para que nos puedan acompañar por la gravedad de la situación”, pidió Maicoño.

Ese puesto es donde reciben a la gente no mapuche, a los medios e incluso ahí estuvo el año pasado el juez Lleral apenas asumió la causa, tomando mate y haciendo declaraciones. El 1º de febrero, cuando se cumplían seis meses de la desaparición de Maldonado, unos cien policías habían irrumpido con una orden del fiscal federal Carlos Díaz Mayer a partir de la denuncia de Tierras del Sud, de Benetton, por el supuesto robo de un toro y 44 carneros. Durante casi seis horas mantuvieron a tres mapuche, entre ellos Andrea Millañanco, tirados en el piso con las manos precintadas, y con la ruta 40 cortada durante toda la mañana por un operativo que tuvo resultado negativo.

lleral.jpg

“Ahí podíamos controlar quién entraba y salía, en medio de tanto hostigamiento, pero ahora era la vivienda de uno de los lamien, le quemaron todo para generar terror de quitarnos nuestras pocas pertenencias, entre ellas libros que prueban que esa tierra es nuestra. Sin señal y alejados seguimos muy vulnerables a tanta violencia desde el Estado”, apuntó.

Sobre el incendio en la subcomisaría de Leleque, ubicada en el ingreso al casco de la estancia de Benetton, admitió que detectaron un “foco ígneo” en la zona.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico