Denuncian a un colegio cristiano por una requisa violenta en 5° y 7° año

La madre de un alumno que asiste a 7º grado en el Instituto Cristiano, Romina Punjabi, indicó que tres personas del colegio irrumpieron en las aulas para "requisar a los chicos", de forma "violenta les abrieron las mochilas y les tiraron los útiles al piso". Un portero palpó a menores. Buscaban celulares, maquillajes o cualquier elemento para lastimar como cuchillos o tijeras.

La denuncia que quedó asentada en la Oficina N° 2 de la Fiscalía de Río Gallegos advierte que el día jueves habrían ingresado docentes a los cursos de 7º grado del Instituto Cristiano de Enseñanza Patagónica (ICEP) a requisar a los alumnos en medio de gritos y con malos tratos. Romina Punjabi es madre de uno de los estudiantes que sufrió el avasallamiento. En su elato la mujer preocupada informó que además de los malos tratos, “el portero palpó a dos chicas de 5º grado antes de entrar” y que la situación en los cursos fue “totalmente violenta”.

En el detalle de los hechos, la madre relató: “entraron la hija de la representante legal, con la profesora de valores y otra profesora más. Irrumpieron en todos los cursos de 7º a hacer requisa, esa fue la palabra que usaron. Les dijeron a los chicos en tono amenazante que les hicieran caso y que se callaran la boca. Uno por uno los hacía pasar adelante, les daban vuelta la mochila en el piso y tiraban los útiles y no se los levantaban. Pedimos las cámaras de seguridad para ver quién palpó a las nenas y restricción de acercamiento de estas personas que entraron a las aulas. Además los palparon y les pasaron un escáner manual. Pedimos un sumario administrativo, es gente que no está capacitada”, dijo.

En cuanto a los argumentos de las autoridades del colegio, Punjabi señaló que no dieron ningún argumento, “pero según la palabra de los profesores estaban buscando celulares, maquillajes o cualquier elemento para lastimar como cuchillos o tijeras”.

En este sentido la madre del niño indicó que la situación fue “demasiado violenta. Todo el tiempo les gritaron, los hacían callar diciéndoles que eran maleducados. Es un horror”. Asimismo, adelantó que hay otros padres que realizaron la denuncia. “Ya no sabemos por qué más denunciarlos, denunciamos al colegio por fraude, en el INADI, en el Ministerio de Trabajo y en Defensa del Consumidor. Ya no sé por qué lado ir”. Cabe señalar que el mismo Instituto estuvo en el ojo de la tormenta meses atrás porque tenía impedida la entrega de matrículas.

EL CONTRATO DEL COLEGIO INCLUYE LA REQUISA

En respuesta a la denuncia y críticas, según detalla Tiempo Sur la institución tendría a su favor un contrato con los padres en el que expresa que el ICEP se encuentra autorizado en revisar a los alumnos una vez al mes para constatar que no lleven pertenencias peligrosas, informó. Al respecto, la madre denunciante indicó que eso no tiene validez y si la tuviera la violenta no está expresa en ningún párrafo.

“Primero que no es un contrato con validez legal porque no tiene el sello de rentas, no fue validado por el CPE, ni en concordancia con Defensa del Consumidor. Tampoco tiene ambas firmas de las partes. En el peor de los casos que fuera un contrato legal, se tiene que hacer en un ambiente de armonía, no pueden someterlos a este nivel de estrés. Muchos chicos salieron llorando, fue todo muy violento, un atropello. La escuela no se comunica, toma decisiones sin avisar y se pasan los derechos de los chicos por encima”, sentenció la madre del niño.

OTRAS DENUNCIAS

Por último, las otras denuncias que han presentado al ICEP corresponden a Defensa del Consumidor, el Ministerio de Trabajo, ante la denuncia por tener menores trabajando para el colegio, y en el INADI; “porque hay dos grupos de padres a los cuales les cobran diferentes montos, aun estando en el mismo grado. No puede haber en una Institución dos clases de alumnos; subvencionados y no subvencionados”, finalizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico