Desbarataron a una banda que estafó a vecinos de Madryn

Tras un arduo trabajo de investigación se realizaron múltiples allanamientos  en Córdoba por una serie de estafas telefónicas de las que fueron víctimas vecinos de Puerto Madryn. Los sujetos se hicieron con más de 5 millones de pesos y en total fueron 25 procedimientos, 2 de ellos establecimientos carcelarios.

En las últimas horas se realizaron en Córdoba una serie de 25 allanamientos a partir de una serie de denuncias por estafas telefónicas que se produjeron en Puerto Madryn, donde los estafadores se hicieron con más de 5 millones de pesos.

Esto lo confirmó la Fiscalía de Puerto Madryn, señalando que la banda estaba integrada por al menos 16 personas y los líderes estaban detenidos y operaban desde la cárcel. De acuerdo a lo indicado, los procedimientos se concretaron en Córdoba Capital, en Cruz del Eje y Villa Carlos Paz.

En este sentido, de acuerdo los datos revelados por el fiscal del caso, Daniel Báez, la banda “operaba desde la cárcel de Córdoba, los 2 cabecillas estaban detenidos y contaban con apoyo de personas del exterior”.

“En Madryn cometieron una estafa por más de un millón de pesos y están vinculados con, al menos, otras 9 estafas más”. Por ello, tras una investigación, se localizó direcciones virtuales y “se envió una comisión policial a realizar lo que se conoce como ‘trabajo de campo’”.

Con la información recabada, "se logró solicitar los pedidos de allanamiento, que fueron positivos”, sentenció Báez. Los allanamientos comenzaron en la madrugada del miércoles y estuvieron a cargo de una comisión de policías de Madryn que viajaron a Córdoba.

La Fiscalía confirmó que el monto recaudado supera los 5 millones de pesos y “con el dinero de las estafas adquirieron casas y vehículos”.

En cuanto a la maniobra, los estafadores fingían ser empleados de una institución bancaria y obtenían información financiera de las víctimas. Solicitaban datos de su cuenta de home banking y clave token, y con estos datos gestionaban de manera virtual en bancos créditos o transferencias a distintas cuentas y billeteras virtuales.

En cuanto a la investigación, se informó que los fiscales poseen escuchas telefónicas que permiten presumir que desde la cárcel es donde se materializan las estafas.

“De éste modo, surge que el establecimiento penitenciario en el que se hallan alojados los cabecillas de la banda, Mario Alejandro Carpio (preso por homicidio) y Jonathan Espíndola Luque (por lesiones agravadas y robo de vehículo), es probablemente el sitio desde donde se idean y ejecutan distintas maniobras de estafas”, indicaron los investigadores.

Por último, se informó que en los procedimientos se secuestró documentación vinculada a las transacciones, notebooks, una tablet, tarjetas SIM y celulares, que serán peritados. Ahora, “se realizará la audiencia de apertura de investigación. El delito que se les imputará, de manera provisoria, es el de ‘estafas reiteradas’, aunque dependerá de los resultados de las pericias y como avance la investigación”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico