Distintos enfoques para una sola muerte

Los motivos de la muerte de Erika Ortiz, hermana de Letizia, la princesa de Asturias, fueron reflejados ayer por la prensa española con distintos puntos de vista, entre los que aparece la hipótesis de un suicidio.

Madrid (Télam)
mrika Ortiz Rocasolano, hermana menor de la princesa Letizia, fue hallada muerta el miércoles en su domicilio del barrio madrileño de Valdebernardo, donde vivía con su hija de seis años, Carla, fruto de su relación hasta hace unos meses con el escultor Antonio Vigo, de quien se había separado.
La noticia tomó a todos por sorpresa y conmocionó al conjunto de la sociedad española, muy pendiente de los asuntos que rodean a la realeza.
El diario El País dice que «Los indicios recogidos en la casa descartan la participación de terceras personas en el fallecimiento, o que se deba a causas naturales».
«La joven estaba en tratamiento psiquiátrico por estrés y ansiedad, para lo que tenía prescritos ansiolíticos y otras medicinas. Algún bote de estos fue hallado vacío en la casa», agrega este diario.
El cuerpo sin vida de Erika Ortiz, según las fuentes consultadas por El País, fue hallado en la cama de su dormitorio después de las once de la mañana de anteayer por su pareja sentimental, y «estaba muy fría».
La hermana menor de Letizia había estado de licencia en su trabajo, en la empresa Globomedia, durante el último mes y medio por depresión. Esta empresa aseguró que tras haberse incorporado el pasado viernes había pedido el lunes y el martes libres.
Por su parte, el diario conservador El Mundo se limita a indicar que Erika había sufrido de depresión en el pasado, mientras el diario ABC, público defensor de la Casa Real, no solo eludió mencionar este dato, sino que acusa a todos los otros medios de «sabandijas» que violan todas las pautas éticas de respeto de una situación de duelo.
En cambio, El País avanza con testimonios que refuerza la hipótesis de suicidio como el de una vecina que dijo sobre Erika Ortiz que «últimamente estaba muy delgada y triste. Siempre que subíamos con su hija en el ascensor bromeaba sobre mis perros, pero últimamente no», aseguró la mujer.
Una vecina del piso superior indicaba lo mismo, e incluso el lunes había sacado una foto de Erika Ortiz con su teléfono móvil porque la había visto «estropeada».
Además, el diario dice que «sus amigos aseguran que tras la separación de Antonio Vigo (en la primavera de 2006), Erika se sumió en la tristeza y también comenzó a tener problemas económicos».
Días después de Navidad, se vio junta a toda la familia de Letizia, menos Erika que «en esos días estaba especialmente triste, una tristeza de la que nunca logró recuperarse», dice El País.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico