El furor también se vive en la oficina

Para los argentinos, los mundiales no son algo que pase desapercibido. Cada cuatro años nos trasladamos durante un mes a un universo paralelo en el que se consume fútbol las 24 horas, vemos partidos entre países que quizás ni siquiera sabemos dónde están, y nuestras conversaciones solo pasan por lo que sucede en las canchas. La oficina no es ajena a ese clima; pero lejos de ser un factor que afecte la concentración y la productividad, es una buena oportunidad para motivar a los trabajadores y consolidar la relación entre ellos y con la propia empresa.

“Es una oportunidad de afianzar el vínculo. La integración que genera entre los colaboradores es fantástica y eso las empresas lo quieren aprovechar y a su vez vincularlo con los valores de la compañía. Quieren trabajar la cercanía, el trabajo en equipo, la excelencia, la pertenencia, la integración, la identidad”, explica Martín Vicencio, gerente de cuentas de Enfasis Motivation Company.

Ver el partido de la Selección en la oficina cuando se juega en horario laboral se convirtió ya en lo que podemos definir como “un derecho adquirido”. Los encargados de Recursos Humanos lo entienden así y por eso desarrollan distintas acciones para aprovechar la “mundialitis”, esa sensación que contagia incluso a quienes durante el resto del año no le dan importancia a las competencias futbolísticas.

Entre las activaciones más comunes están la ambientación de los espacios de trabajo con temática del Mundial, desarrollo de competencias físicas (fútbol-tenis, metegol, ping-pong fútbol, kermes, etc), o llevar adelante un prode con los partidos. También hay quienes suman otras cuestiones como invitar jugadores de freestyle para que sorprendan con sus habilidades.

“Todo el mundo lo tiene en agenda, todos saben que algo tienen que hacer”, insiste Vicencio y opina que sirve para ayudar a “la integración entre compañeros”. Además, el profesional estima que este Mundial se vivirá de una manera más intensa en las empresas que en ediciones anteriores.

El primer partido que la Argentina jugará en horario laboral será el jueves 21 de junio a las 15, ante Croacia, en el segundo compromiso de la fase de grupos. Pero las empresas comenzarán a vivir el Mundial varias semanas antes.

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico