El lunes comienza el juicio por el femicidio de Débora Martínez

Nelson Aguilante, el presunto femicida de Débora Martínez, continuará en prisión preventiva hasta la finalización del juicio oral y público que comenzará el lunes. El jueves se celebró la audiencia de revisión de la medida de coerción por el femicidio ocurrido el 26 enero de 2017 en el barrio Próspero Palazzo. Ante los peligros de fuga y entorpecimiento que aún subsisten, el acusado permanecerá detenido.

El jueves durante la audiencia de revisión de la prisión preventiva de Nelson Aguilante (36), la funcionaria de Fiscalía, Natalia Gómez, solicitó que se mantenga esa medida hasta juicio. La audiencia fue presidida por el juez Alejandro Soñis y la defensa de Aguilante estuvo representada por el defensor público Esteban Mantecón.

La funcionaria de Fiscalía recordó que hace seis meses que se le dictó la prisión preventiva al imputado por el homicidio de Débora Martínez (18) y que subsisten aún los peligros procesales de fuga y entorpecimiento. Y que existen elementos de convicción suficientes para tener a Aguilante como probable autor del crimen.

En la audiencia preliminar se ofreció prueba y se elevó la causa a juicio.

Gómez solicitó así que se mantenga la prisión preventiva del imputado hasta la celebración del debate, por las características graves del delito y la pena que se espera como resultado del procedimiento, la prisión perpetua.

Mientras, el defensor Mantecón argumentó que es criterio de la defensa sostener la presunción de inocencia y que la libertad debe ser la regla durante el proceso. Explicó que los peligros procesales de fuga y entorpecimiento han sido resueltos por el juez y que si es que existieran se podrían suplir con prohibición de acercamiento a testigos y con supervisión de personal policial. Incluso ofreció un domicilio en Kilómetro 8 donde podría cumplir una medida sustitutiva a la prisión.

Mientras, el juez penal se refirió en su resolución a lo “estéril” de esta audiencia que a su entender “fue mal fijada por la Oficina Judicial”. Estimó que “no hay que volver a analizar los presupuestos ya que no hay elementos nuevos que hagan desaparecer aquellos que me llevaron a dictar la medida de coerción”.

“No ha pasado el plazo de seis meses sin que la Fiscalía hubiera presentado acusación, al contrario no solamente presentó la acusación, sino que se realizó la audiencia preliminar y se elevó la causa a juicio”, manifestó.

De ese modo, Soñis mantuvo la prisión preventiva hasta la finalización del debate, como fue establecido en la audiencia preliminar, en virtud de los peligros de fuga y entorpecimiento, por la naturaleza grave del hecho y por la pena en expectativa que sería de prisión perpetua.

EL CASO

El femicidio que investiga el Ministerio Público Fiscal ocurrió entre las 21:30 del 26 de enero y las 5 del 27 de enero de 2017 en circunstancias en que Débora Gisell Martínez se encontraba en su vivienda en el barrio Palazzo, en la cual residía también el imputado Nelson Aguilante.

Según la imputación, Aguilante comenzó a agredir a la víctima con golpes de puño y objetos contundentes, provocándole múltiples escoriaciones y magulladuras, para finalmente producir con sus manos presión en el cuello de la víctima, causando su muerte por asfixia mecánica.

Para la Fiscalía, el ataque estuvo enmarcado en la violencia de género existente en la relación y calificó legalmente el caso como “homicidio agravado por haber sido contra una persona con la que se tiene una relación de pareja y por ser cometido contra una mujer, mediando violencia de género”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico