El proyectil extraído del cadáver de Axel Barra fue disparado con el revólver calibre 38 secuestrado

En la tercera jornada de juicio por el homicidio de Axel Barra, se conocieron los testimonios de la médica forense, Eliana Bevolo y del perito en Criminalística Gonzalo Miguez Murilla. Además, se incorporó la prueba documental del caso que tiene como único imputado a José Antonio Barrales.

Durante la tercera jornada de debate por el homicidio de Axel Barra, ocurrido el 31 de marzo de 2016, y que tiene como único imputado a José Antonio Barrales, se conocieron los testimonios y análisis de la médica forense Eliana Bevolo y del perito en Criminalística de la Policía Científica, Gonzalo Miguez Murilla.

El juicio que lleva adelante el tribunal presidido por el juez Mariano Nicosia, e integrado por sus pares Raquel Tassello y Jorge Odorisio terminó ayer de incorporar la prueba testimonial del caso y hoy se esperan los alegatos de las partes.

Por el Ministerio Público Fiscal estuvo presente el fiscal general Adrián Cabral, en tanto que la defensa del imputado Barrales fue ejercida por Guillermo Iglesias, abogado particular.

Bevolo recordó que practicó la autopsia al cuerpo de la víctima el 1 de abril de 2016 en la morgue del Hospital Regional. Informó que en la espalda, del lado derecho, presentaba un orificio contuso penetrante, sin tatuaje ni ahumamiento; con una orientación de atrás hacia adelante y de derecha a izquierda.

Describió que además el cadáver tenía otro orificio en la pierna derecha, con orificio de salida. Y que de la herida en la espalda, en un análisis interno, el pericardio presentaba un orificio de un centímetro y adentro había sangre coagulada rodeando el corazón. Esto produjo un taponamiento cardíaco, ya que el corazón se quedó sin espacio para latir, explicó la forense. Estableció como “causa de muerte el taponamiento cardíaco producido por una herida de arma de fuego”.

Respecto de la pericia mental obligatoria que le practicó al imputado Barrales, el 15 de abril de 2016, sostuvo que concurrió a la pericia orientado en tiempo y espacio. No presentaba antecedentes de convulsiones o epilepsia. Refirió que no fumaba, que bebía alcohol en forma ocasional y que tuvo problemas de adicciones. Enjuició correctamente su situación y no presentó síntomas de enfermedad mental, concluyó la forense.

Seguidamente se escuchó al perito Miguez Murilla, que dio cuenta sobre la mecánica del delito. Formuló una hipótesis sobre cómo pudo suceder el crimen, a partir de indicios físicos tomados del legajo de investigación.

Miguez Murrilla mencionó que a partir de la pericia balística que practicó el licenciado en Criminalística, Cristian Cayun, se estableció que con el revólver secuestrado en la causa se disparó el proyectil calibre 38 Special que se le extrajo en la autopsia a la víctima. También se refirió a que la prueba de dermonitrotest le dio positivo de pólvora en ambas manos al imputado José Barrales.

El revólver secuestrado fue encontrado al día siguiente del homicidio detrás de la casa de la familia Nopay, en el domicilio de la calle Forjadoras Patagónicas.

Finalmente, luego de un cuarto intermedio, se produjo la incorporación de la prueba documental del caso y para hoy se esperan los alegatos finales de las partes.

UN TIRO POR LA ESPALDA

El homicidio se produjo en la noche del 31 de marzo de 2016 cuando la víctima, Axel Barra, caminaba junto a dos familiares por la calle Gastre, luego de compartir un asado.

En esa circunstancia se encontró con un grupo de tres persona, entre ellas un menor de edad, quienes portaban armas de fuego, y le gritaron: “Eh Axel vigilante vos llamaste a la gorra”.

Estos individuos efectuaron tres disparos en contra de la víctima, con claras intenciones de darle muerte, hiriéndolo en una de sus piernas y en el glúteo. Luego llegó José Antonio Barrales y según la Fiscalía, le efectuó un disparo que le impactó en la espalda, lesionando a Barra en el corazón, lo cual le provocó un shock hipovolémico y su posterior muerte.

El caso fue calificado jurídicamente como “homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de autor” para José Antonio Barrales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico