El "Yantar" seguirá buscando al ARA San Juan

La Armada Argentina informó ayer que la búsqueda del submarino ARA "San Juan", desaparecido en aguas del Atlántico sur el 15 de noviembre de 2017 con 44 tripulantes a bordo, continúa con el destructor ARA "Sarandí" y el buque oceanográfico "Yantar" de la Federación Rusa.

En su parte diario, la Armada consignó que el aviso ARA “Islas Malvinas”, también afectado a las tareas de búsqueda, arribaría ayer a la Base Naval de Ushuaia para efectuar su relevo con el aviso ARA “Puerto Argentino”, al que trasladará el ROV (vehículo operado remotamente) ruso “Panther Plus”.

Respecto a la situación meteorológica en la zona de búsqueda, la Armada indicó que se esperaban vientos de 20 a 25 nudos del sector suroeste en disminución por la tarde/noche de 7 a 10 nudos, y rotando al sector oeste, además de que prevén olas de 3,5 metros.

La fuerza comunicó además que el viernes un segundo grupo integrado por 14 familiares fue recibido en el Centro Coordinador de Búsqueda con asiento en la Base Naval Puerto Belgrano para interiorizarlo sobre el criterio de definición de la zona de búsqueda y las diferentes áreas de barrido asignadas a todos los buques (nacionales e internacionales) en los últimos 53 días ininterrumpidos.

Según la Armada, se les explicó a familiares del «San Juan» sobre el asesoramiento y experiencia recibida del Estado Mayor Internacional, conformado por las armadas de Estados Unidos, Federación Rusa, Reino Unido y la Argentina, además de tomar contacto con las autoridades navales que se encuentran a cargo de la conducción y coordinación de la búsqueda, para aclarar dudas.

“UN GRAN DOLOR”

Por otra parte, el vocero de la Armada Argentina, el capitán de navío Enrique Balbi, aseguró que la tarea de informar a la opinión pública sobre la desaparición del ARA “San Juan” fue el desafío “más difícil” que debió afrontar como oficial naval, y confesó haber sentido “un gran dolor” al asumir que no había posibilidades de supervivencia para los 44 tripulantes del sumergible.

“Comunicar lo sucedido a la opinión pública y a los familiares de los tripulantes significó la tarea más difícil que tuve que emprender como oficial naval y vocero de la fuerza, una tarea que hace cuatro años que ejerzo. Como submarinista, sentí un gran dolor por la suerte corrida por la tripulación del San Juan”, señaló Balbi en diálogo con Télam.

El marino recordó que en los primeros días del hecho, la Armada manejó la posibilidad de que pudiera haber sobrevivientes, pero que esa chance se desvaneció cuando la Organización del Tratado de Prohibición Compleja de los Ejercicios Nucleares, con sede en Viena, Austria, informó la detección de “una anomalía hidroacústica consecuente con una explosión” en la zona en la que navegaba el submarino.

“Perdimos contacto el día 15 y dos días después lo comunicamos a la prensa. Teníamos la esperanza de que el submarino se encontrara reposando en el fondo del mar. Pero cuando nos informaron la detección de una explosión el día 23 debimos asumir que no había posibilidades de sobrevida para los tripulantes. Fue algo muy duro”, admitió el militar.

Balbi remarcó que la Marina procuró acompañar a los familiares de los tripulantes desde el inicio de esta tragedia, y aportó que en estos días varios de ellos son informados sobre los trabajos de búsqueda en la Base Naval de Puerto Belgrano.

“El actual jefe de la Armada, vicealmirante José Luis Villán, concurrió a ver a cada familia para estar cerca de ellos y conocer sus necesidades. Actualmente, un hermano del cabo principal Alberto Arjona, tripulante del San Juan, participa de la búsqueda a bordo del aviso Islas Malvinas”, apuntó el vocero.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico