En lo que va del año el precio de la nafta Super aumentó $9 y el de la Infinia casi $11

La suba del 4 por ciento del último jueves, después de que el Gobierno decidió levantar el congelamiento de precios que había dispuesto luego de las PASO, se convirtió en la segunda alza que se registra durante este semestre. Si se tienen en cuenta todos los ajustes en lo que va del año, desde enero la nafta Super se incrementó 9 pesos y la Infinia casi 11 pesos en los surtidores de Comodoro Rivadavia.

En lo que va de este año, la nafta Super sufrió un aumento de 9 pesos, la Infinia subió 10,55 pesos, el Diesel 500 se incrementó 9,35 pesos y el Infinia Diesel aumentó 13,65 pesos en las estaciones de servicio YPF, empresa que concentra el 54% del mercado interno.

Los valores de los surtidores fueron retocados el jueves después que el Gobierno de Mauricio Macri decidió dar marcha atrás con el decreto que congelaba el precio del crudo durante 90 días. Es que el ataque a las refinerías de Arabia Saudita, el principal productor mundial de petróleo, generó que el precio del barril del crudo se disparara.

Ese factor representó un ingrediente explosivo para el congelamiento de precios de los combustibles que había impuesto el Gobierno nacional después de la devaluación de alrededor del 30 por ciento que sufrió el peso argentino frente al dólar estadounidense luego de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) del domingo 11 de agosto.

Tras dar marcha atrás con su política de mantener fijos los precios por 90 días, el aumento que se registró el jueves fue séptimo en lo que va del año. Si se toman los valores desde enero cuando se registró una baja de 1,2% debido a la caída del precio mundial de crudo, las naftas aumentaron posteriormente en un promedio cercano al 28% mientras que los dos tipos de gasoil subieron incrementos impares. El Diesel 500 subió un 26,72% y el Infinia Diesel aumentó 37,20%.

Es que en los primeros días de enero, el litro de nafta Super valía 31,99 pesos y hasta llegar a su valor actual la suba ha sido de 9 pesos con respecto a su valor actual. El litro de nafta Infinia valía 38,59 en ese mes, por lo que la suba a lo largo del año ha sido de 10,55 pesos. En tanto, el litro de Diesel 500 costaba a comienzos de año 34,99 pesos, con un ajuste de 9,35 pesos hasta la fecha y el Diesel Infinia que costaba 36,69 pesos en enero sufrió un ajuste en su valor de 13,65 pesos.

TODAVIA HAY UN ATRASO DEL 38%

Este año se registraron siete aumentos en nueve meses. Solo en enero y junio no se retocaron los precios de los combustibles en los surtidores, pero en abril se registraron dos subas consecutivas el 1 y el 30 de ese mes. Ambas se debieron a la devaluación del peso frente al dólar.

Pese a las continuas subas registradas, según la Federación de Expendedores De Combustibles Y Afines (FECAC) los precios en las estaciones de servicio todavía tienen un atraso de alrededor del 38%.

”La brecha es mayor que cuando se estableció el congelamiento. En ese momento era del 17% de atraso”, afirmó Gabriel Bornoroni, presidente de FECAC.

Además, existen problemas de abastecimiento. “Lo que está sucediendo hoy es que las petroleras pueden poner un cupo, especialmente para las estaciones blancas (las que no pertenecen a ninguna red) y destinar más producción al canal mayorista, que incluye el agro y empresas”, indicó el vocero de la FECAC.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico