En Restinga Alí hay 38 familias que aguardan por la red de gas

La construcción de una obra paliativa para la red cloacal que quedó destruida con el temporal del año pasado y la pronta ejecución de la red de gas para 38 lotes, fueron los temas que el viceintendente abordó con vecinalistas y residentes del barrio.

El viceintendente Juan Pablo Luque se reunió con referentes de la Asociación Vecinal del barrio Restinga Alí, presidida por América Melión, para avanzar en dos requerimientos puntuales: la refacción de un sector de la red cloacal y la obra de la red de gas que esperan los habitantes de un sector.

“Lo hemos citado porque teníamos demandas puntuales que requieren de gestión y Juan Pablo Luque puede hacerlo. Le hemos planteado el tema de los 38 lotes que todavía no tienen red de gas. Vinieron algunos vecinos y él les explicó que hay algunas trabas burocráticas, pero en unos meses estarían en condiciones de iniciar la obra, así que eso le dio una tranquilidad a los vecinos que vinieron a preguntar y que son familias que tiene hijos chiquitos y estar sin gas es tremendo”, explicó Melión.

Durante la reunión, Luque mantuvo una comunicación telefónica con el subsecretario municipal de Obras Públicas, Luis Romero, por la situación actual del proyecto de obra de la red de gas. “Se les explicó a los vecinos que hubo algunas trabas burocráticas por parte de Camuzzi y Enargas, pero en dos o tres meses ya estaríamos en condiciones de empezar la obra”, afirmó Luque.

El presidente del Concejo Deliberante explicó además: “las obras de servicios son prioritarias y son las que vamos a encarar con presupuesto propio y si se aprueba la posibilidad de sacar un bono que nos permita llegar a las principales demandas de los barrios”, pero aclaró que “uno de los problemas es que hay pocas empresas habilitadas por Camuzzi y tienen mucho trabajo, por lo cual queremos gestionar que Camuzzi les dé más capacidad de obra para evitar tantas demoras”.

El otro tema en cuestión son las roturas que provocó el temporal en el camino costero y principalmente en la red cloacal, en un sector aledaño a casas. “El agua se llevó una planta de bombeo que teníamos de la red cloacal, se rompió toda la contención y afectó una manzana y media. Nos preocupa lo que pueda pasar si sucede otra inundación, por eso necesitamos que se haga algún tipo de relleno, una defensa en donde están las viviendas aledañas al sector vulnerable”, describió la vecinalista.

El viceintendente analizó la posibilidad de implementar “un sistema de bloques por encastre que está funcionando bien”, por lo cual “se evaluará la forma más apropiada para el sector para evitar que siga siendo un riesgo para los vecinos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico