Encuentran mineral "marciano" en la Antártida

Se trata de una sustancia de forma cortante y quebradiza que luce de color entre amarillo y marrón, y abunda en el planeta Marte. "Este es solo el primer paso para vincular el hielo antártico profundo con el medio ambiente marciano".

Un mineral fácil de hallar en Marte, como es la jarosita, y que es muy difícil de encontrar en la Tierra fue descubierto recientemente en las profundidades de un núcleo de hielo, en la siempre Antártida.

La noticia se conoció recientemente en la publicación especializada "Nature Communications" que sugiere que la jarosita es una sustancia de forma cortante y quebradiza que luce de color entre amarillo y marrón y que se forjó de la misma forma tanto en nuestro planeta como en Marte: a partir del polvo atrapado en antiquísimos depósitos de hielo.

El informe indica también de la importancia que tienen estos glaciares para Marte, ya que, en opinión de los científicos, no solo excavaron valles, sino que también ayudaron a crear la misma materia de la que está hecho aquel planeta.

La jarosita fue ubicada inicialmente en Marte en 2004, cuando el rover Opportunity de la NASA pasó sobre capas de polvo fino. Fue un descubrimiento importante porque la jarosita necesita agua para formarse, además de hierro, sulfato, potasio y ciertas condiciones ácidas.Y si bien esos requisitos no son fáciles de cumplir en el planeta rojo, los investigadores elaboraron teorías sobre cómo podría resultar bien abundante.

Algunos pensaron que pudo haber sido por la evaporación de ínfimas cantidades de agua ácida y salada. Empero, el geólogo de la Universidad de Milán-Bicocca, el italiano Giovanni Baccolo, autor principal del estudio, expresó que las rocas de basalto alcalino en la corteza de Marte habrían neutralizado la humedad ácida, descartando aquella hipótesis.

Otra teoría marca que la sustancia surgió dentro de enormes depósitos de hielo habrían cubierto el planeta hace miles de millones de años. Baccolo buscaba minerales que pudieran indicar ciclos de la edad de hielo entre las capas de un núcleo de hielo de 1.620 m. de largo, que registra miles de años de historia de la Tierra. Fue entonces que, en el núcleo más profundo del hielo, se interesó en raras partículas que resultaron ser jarosita.

Para confirmarlo, Baccolo y su equipo midieron cómo absorbía los rayos X y también examinaron granos con grandes microscopios electrónicos. Allí comprobaron que las partículas se encontraban agrietadas, sin bordes afilados, lo que ratificó que la jarosita se había formado y erosionado por ataques químicos en bolsas dentro del hielo. Y si bien es cierto que Baccolo ha reconocido que el núcleo de hielo almacenaba solo pequeñas cantidades de jarosita, partículas más pequeñas que una pestaña o un grano de arena, sí explica que hay mucho más polvo en Marte que en la Antártida, que solo recibe pequeñas cantidades de cenizas y suciedad en el aire menos contaminado. Y agregó que si hubiera más cenizas, habría más jarosita.

El científico busca ahora usar núcleos antárticos para investigar si los antiguos depósitos de hielo marcianos eran caldo de cultivo para la formación de otros minerales, ya que la jarosita podría indicar que los glaciares no eran solo máquinas para tallar la tierra, sino que podrían haber contribuido a la composición química del planeta rojo. "Este es solo el primer paso para vincular el hielo antártico profundo con el medio ambiente marciano", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico