Enseñaron a construir estufas de alta eficiencia para barrios sin red de gas

La capacitación se realizó la semana pasada en la zona norte y sur de Comodoro Rivadavia. Se trata de una estufa denominada rocket que se construye con barro y su principal beneficio es la alta eficiencia porque logran aprovechar hasta el 70 por ciento del calor producido con leña.

Los cursos enmarcados en el Programa de Capacitación Integral para Vecinalistas y Organizaciones Sociales se centralizaron en las vecinales de la Fracción 14 y en el espacio comunitario Padre Mujica de Kilómetro 8. Los capacitadores Ana Beltrein y Emanuel Rocha llegaron desde la localidad de Trevelin para compartir sus conocimientos.

Las estufas rocket (que en ingles significa cohete) fueron llamadas así por la forma y el ruido en que se quema la leña. Estas estufas de masa térmica son construidas en el lugar donde se desarrollan los cursos y donde serán usadas. Son altamente eficientes y de bajo costo.

La iniciativa corrió por cuenta de la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y del municipio. Distintos habitantes de la zona sur, principalmente de barrios que no poseen el servicio de gas natural, concurrieron interesados en experimentar la construcción de la estufa que utiliza ladrillos comunes, refractarios y barro realizado con la arcilla de la zona.

Beltrein, quien coordina la Catedra Libre de Agroecología y Soberanía Alimentaria en la sede de la Universidad de Esquel, comentó a este diario sobre el intercambio de experiencias sobre construcciones como estufas y hornos en barro. La iniciativa comenzó en 2007 con la construcción de un aula experimental en barro y con la participación de la comunidad.

La capacitadora explicó que ese tipo de estufas son “de una cámara de combustión donde se cargan de una sola vez y depende del tamaño del caño y de la estufa. En pocos años son muy eficientes”. Para Beltrein, “estas pequeñas experiencias constructivas que pueden llevar un par de días fortalecen las redes sociales”.

Con el avance de la urbanización, “la idea es ver cómo nos adaptarnos a construir lo más eficientemente posible y vemos aquí que toda la gente se va construyendo su casita. Lo más interesante del barro es la cuestión colectiva y esta posibilidad de que se vayan ayudando unos con otros y que todos van aprendiendo. El que es albañil en las capacitaciones se va convirtiendo al barro que es un material muy plástico que no te lastimas las manos y también es muy lindo para las mujeres que se animan a construir”.

La vecinalista de la Fracción 14, Mabel Guerrero, se encargó de gestionar todos los materiales y de brindar el almuerzo a los concurrentes. Mientras en la zona norte, se reciclaron distintos materiales que había en el lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico