"Es muy difícil saber cuándo habrá un nuevo desprendimiento"

El geólogo José Paredes explicó que no se puede saber con exactitud cuándo podría haber un nuevo desprendimiento del Cerro Chenque; al menos hasta que se realicen nuevos estudios en el lugar.

La lluvia comenzaba a ceder y parecía que el temporal daba un respiro a Comodoro. Sin embargo, este miércoles a la madrugada una roca se desprendió del Cerro Chenque y reavivó viejos fantasmas. De inmediato, las autoridades solicitaron a los automovilistas tener precaución por temor a nuevos desprendimientos sobre la ruta Nacional 3.

En diálogo con El Patagónico, el geólogo de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), José Paredes, destacó que es difícil predecir cuándo habrá un nuevo desprendimiento ya que hay que realizar estudios en la zona.

“El cerro tiene una gran cantidad de fracturas en la parte de la cornisa que sobresale en el medio del Chenque. A medida que van quedando en la superficie y se van profundizando de a poco, el viento se va llevando granitos y el agua las va desgastando cada vez más”, explicó el docente universitario.

“Desde hace mucho tiempo se sabe que esas fracturas están ahí. Hay muchas fallas geológicas chiquitas y lo que hace el agua es aprovecharlas para ir cortando ese camino natural que tiene y lo va profundizando; eso es natural”, afirmó el profesional.

El desprendimiento se produjo desde un banco que tiene muchas fracturas, lo que llevó a que un grupo de la Universidad monitoreara la zona con un drone. Asimismo, el Ejército informó que tiene intenciones de hacer un modelo de terreno porque hay que estudiar si ha quedado alguna zona “muy inestable”.

DESDE ABAJO SE VE

“Desde abajo, sacando fotografías, se ve que han quedado bloques de forma triangular con la punta hacia abajo. Es decir que están agarrados por muy poco material. Entonces, esos bloques son los de mayor peligro”, subrayó el geólogo.

“El agua y la lluvia intensa favorecen que se vaya lavando más el borde de esas fracturas y pierde sustentación y se va deslizando por gravedad”, agregó.

Paredes también destacó que es muy difícil estimar cuándo habrá un nuevo desprendimiento y recordó el impactante deslizamiento de febrero de 1995. “Cuando ocurrió el deslizamiento, algunos de los bloques que ahora se cayeron, aparecieron en ese momento y el día después del deslizamiento incluso hubo gente del Ejército que intentó hacerlos volar con una bazooka y no le hicieron ni cosquillas. Uno ve a los bloques muy inestables, pero en realidad dentro de la roca todavía están muy agarrados”, consideró.

“Lo que quedó a la vista son todas las debilidades que tiene la roca en superficie, pero no se sabe bien cómo son en su interior. Hay que hacer un monitoreo y, a partir de ahí, ver bien las fracturas que tiene y evaluar el nivel de peligrosidad en el sector. A priori se puede ver que hay varios planos de debilidad que quedan muy marcados en la superficie”, alertó.

En referencia a la obra del aterrazamiento del Cerro Chenque, el geólogo manifestó que la ladera que da a la ruta Nacional 3 implicaría una obra de mayor envergadura a la se realiza de cara al Centro de la ciudad. “En el libro que se llama ‘Comodoro Rivadavia y la catástrofe del 2017’ hay un capítulo referido a las obras del Cerro Chenque y el primer autor, que es Néstor Hirtz, hace un detalle de las obras que se han hecho y de lo que quedaría en la cara norte”, describió

“Lo que se veía en ese momento, y no creo que haya cambiado mucho, es que se requiere para estabilizar en el lado norte una obra de un tamaño mayor; por lo tanto de mayor de costo que la del lado sur. Lo que se ha hecho en el lado sur, con el escalonamiento, es bajarle la pendiente sacándole peso. Se pasó de tener ángulos de casi de 60 grados a ángulos de 30 grados. Con ese ángulo de 30 grados el cerro es estable. Del lado norte, que es la parte de donde se cayeron los bloques, las pendientes son muy empinadas; entonces para llegar a ese ángulo de 29 grados hay que sacar mucho material”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico