Facundo Contreras y Matías Rima sueñan con defender la “celeste y blanca” en Bielorrusia

Los jugadores de Casino Futsal y Flamengo brindaron su punto de vista sobre el torneo internacional disputado a comienzos de diciembre en Cali, de lo que le falta al combinado nacional para “dar el salto”, y de la cita internacional que será en abril, y que no se quieren perder.

“Lo más difícil no es llegar, sino mantenerse”. Con esa frase en la cabeza jugaron Matías Rima (24) y Facundo Contreras (29) con la camiseta de la selección argentina de fútbol de salón en Colombia, el torneo Sudamericano que al final no fue clasificatorio para el mundial que se disputará en abril en Bielorrusia. El conjunto “albiceleste” finalizó tercero luego de superar a Chile, y ambos fueron protagonistas.

En el caso de Facundo Contreras, jugador de Casino Futsal, él ha tenido la posibilidad de vestir la camiseta desde el 2006 mientras que Matías Rima (Flamengo) defendió los colores por primera vez, pero ambos disfrutaron al máximo de la experiencia en Cali, Colombia. Pero ahora se permiten soñar y quieren estar en Bielorrusia en el mes de abril.

“Lo viví de manera muy particular porque siento que es uno de los últimos torneos míos en la selección, entonces uno disfruta cada momento, hasta la siesta. Lo viví de manera intensa, y con un poco de tristeza. Lo viví a full. Ya no recuerdo cuantas competencias tengo en la selección pero desde 2006 tuve la suerte de vestir la camiseta”, sostuvo Facundo Contreras en su visita a Diario Patagónico.

Por su parte, Matías Rima admite que todo fue novedoso para él y rescató el apoyo de Facundo al estar tan lejos de todo, y en ese momento especial al vestir la camiseta de todo un país. “Al torneo en Colombia lo viví de manera muy intensa. Traté de disfrutar cada momento al máximo, porque estar rodeado de jugadores que tienen mucha más experiencia que yo es algo hermoso. Me di cuenta que todos jugábamos con el corazón y para mí fue un sueño. Cada uno luchó para estar ahí y en lo personal fue algo muy importante”, comentó Rima.

La selección que dirige Ariel Avveduto junto a Martín Bonvehi tuvo una fase clasificatoria excelente, con goleadas incluidas, pero luego perdieron con Venezuela en la instancia decisiva y pelearon con Chile por el tercer lugar. Ese partido lo ganaron y quedaron en el tercer escalón.

“Me dio la impresión que el torneo no tuvo sorpresas. Los equipos fuertes estuvieron en la final, y nosotros peleamos el tercer puesto. Eso lo sabíamos, pero a su vez el balance es positivo, pero nos falta dar un paso para salir de este lugar entre segundo y tercer puesto. Se charló con el equipo y ese paso es el tiempo de trabajo que hace la diferencia de los equipos que salen campeón como Colombia o Paraguay”, analizó Facundo Contreras.

El jugador de Casino Futsal entiende que falta un poco más. Que el equipo argentino reconoce, y por eso adelanta sobre lo que se viene en 2015 junto al cuerpo técnico y los compañeros de equipo. “Hay una diferencia que hay entre los equipos que salen campeones y nosotros. Ellos tienen más días de trabajo juntos. Por eso nosotros estamos buscándole la solución, viendo que podemos hacer para llegar bien al mundial y dar el salto. Se charló luego del Sudamericano y en los próximos meses tendremos novedades”, anticipó.

VIVIR DEL FUTBOL DE SALON

El fútbol de salón en la Argentina tiene ligas profesionales y otras que no lo son tanto, pero el nivel es muy bueno. El tercer puesto en un torneo Sudamericano lo demuestra, pero algunos jugadores han tenido la suerte de ir a jugar al exterior y experimentar la oportunidad de “vivir” o cobrar un sueldo por jugar.

Los jugadores comodorenses no lo ven lejano y acotaron su punto de vista. “En su momento se me dio la chance de ir a jugar afuera. Tuve la posibilidad de ir a Colombia, pero tuve que decidir. En 2011 nos hablaron a Marcelo Mescolatti y a mí, pero me tuve que decidir y priorice mis cosas. Puse en la balanza las cosas y seguí estudiando para ingeniero electrónico. Hubiese estado bueno hace esa experiencia”, sentenció Contreras, quien afirma que el entrenador Miguel Schlebusch fue siempre un guía dentro del deporte.

En tanto, Matías Rima entiende que estar en la selección es una “ventana” y muchos observan a los jugadores. “Uno no sabe de dónde están mirando y la posibilidad se puede dar de ir a jugar afuera. Hay que pelear por lo que uno quiere. Esto es a diario y hay que pelear, pero no tenés que ser uno más y cuando llegas hay que mantenerse. Sería lindo poder vivir del fútbol”, sentenció el jugador de Flamengo, que siempre recuerda a su mamá y su familia como apoyo fundamental en su carrera deportiva. 

Fuente: Carlos Alvarez

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico