Fue enterrada viva, llamó desde la tumba con el Apple Watch y se salvó

Una mujer fue enterrada viva por su marido, llamó al 911 con el reloj inteligente y salvó milagrosamente su vida.

El caso, surrealista, ocurrió en Washington en las últimas horas. Una mujer, que intentó ser asesinada por su esposo, llamó al 911 desde la tumba con su reloj inteligente y salvó su vida en forma milagrosa. Young An, de 42 años, había sido atada y amordazada por su marido Chae An, de 53 años.

Al mejor estilo del estreno de Netflix "El teléfono del Señor Harrigan", la mujer amordazada con gruesas cintas llamó desde la tumba en la que fue enterrada al 911 desde su Apple Watch. La llamada, que fue difundida por Fox News, es impactante.

La telefonista que la atiende no logra comprender qué está pasando. "¿Podés escucharme?", dice la operadora. Young parece tratar de decir "Sí, Sí", pero como tiene la boca tapada, no logra hacerse entender.

“¿Qué está pasando ahí?”, pregunta la operadora. “Voy a conseguir ayuda para ti. Me quedaré en la línea contigo”.

También le pregunta a la víctima si tenía una emergencia médica y agrega: "¿Estás herida?".

Pero la mujer aún no puede comunicar la situación aterradora en la que se encuentra y parece murmurar: “¡Ayuda! ¡Ayuda!" En un momento también se escucha a un perro ladrar de fondo durante la dramática grabación, que termina cuando llega un oficial de policía, pero solo después de que la mujer haya sido secuestrada.

Chae supuestamente arrastró a su esposa separada al garaje, donde rompió su reloj, la arrojó a su minivan y se fue.

El video de la cámara de vigilancia de un vecino capturó el vehículo pasando por un SUV de la policía que estaba llegando. Otras cámaras también muestran la minivan acelerando en el área.

La policía no sabía en ese momento que había habido un secuestro, dijo la policía a Fox News.

El sospechoso llevó a su mujer a un lugar boscoso donde supuestamente la apuñaló en el pecho y la enterró viva en una tumba poco profunda.

Young dijo que logró respirar retorciéndose para evitar que la tierra la sofocara mientras yacía en el pozo durante varias horas antes de finalmente lograr arrancar la cinta. Se dirigió a una casa cercana en Lacey, a unos 100 kilómetros al suroeste de Seattle, donde golpeó la puerta y suplicó ayuda, dijo la policía.

Cuando llegó un ayudante del alguacil, Young gritó: “¡Mi esposo está tratando de matarme! ¡Ayúdenme!”, según una declaración.

El martes, Chae se declaró inocente de los cargos de intento de asesinato en primer grado, secuestro por violencia doméstica en primer grado y agresión por violencia doméstica en primer grado.

Young, que tenía una orden de restricción contra Chae que había sido rescindida antes del presunto secuestro, fue vista comprando dulces de Halloween el lunes después de sobrevivir a la terrible experiencia, informó Fox News.

enterrada viva.JPG

Divorcio complicado

Young y Chae An estaban pasando por un divorcio complicado, según muestran los registros, y en un momento, ella tenía una orden de restricción contra él que había sido rescindida antes del presunto secuestro.

Young An, de 42 años, le dijo a la policía que su esposo de 53 años la había amenazado con matarla en el pasado cuando estaba enojado, pero que ella nunca se lo había tomado en serio. Luego, el 16 de octubre, supuestamente la golpeó, la ató de las manos, las piernas y la boca, la arrojó a su camioneta y la llevó a un bosque en las afueras de la ciudad, donde la enterró viva.

El día del presunto delito, Young An llegó a casa de la iglesia con sus dos hijos y el vehículo de Chae An estaba en la entrada de su casa. No era inusual que él estuviera allí: pasaba una vez por semana para lavar la ropa, según documentos judiciales.

Pero entonces estalló una discusión. En un momento, Chae An supuestamente dejó a Young An atada y salió de la habitación. Pudo usar su Apple Watch para alertar a una amiga y a sus hijos y llamar al 911. A pesar de una mordaza improvisada alrededor de su boca, gritó pidiendo ayuda, lo que provocó que la telefonista enviara a la policía. Sin embargo, llegaron después de que Chae An se fuera a un bosque a enterrar a su mujer.

Young An, después de escapar de una tumba poco profunda horas más tarde y huir por el bosque a una casa donde los residentes llamaron al 911, le dijo a la policía que su esposo la arrastró a su camioneta y luego la llevó al bosquepara enterrarla viva.

Ella dijo que permaneció allí durante horas, luchando por respirar, y después de la puesta del sol salió y huyó.

Chae An fue arrestado unas seis horas después cerca de su vehículo en el bosque. Está detenido, sin derecho a fianza.

Fuente: Clarín

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico