Fue intencional el incendio de una fábrica de plásticos

El incendio que destruyó por completo una fábrica de plásticos en la ciudad fueguina de Río Grande, el último 13 de noviembre, fue originado de manera intencional y se barajan dos hipótesis sobre los posibles autores.

La conclusión se desprende de una “extensa pericia” realizada por bomberos especializados y que ya fue entregada al juez de instrucción Nº1 de la ciudad, Daniel Césari Hernández, que interviene en la causa.

El informe señala que el fuego comenzó fuera del edificio de 15.000 metros cuadrados de la empresa “Isla Grande”, pero dentro del predio del establecimiento, en un montículo de materiales de deshecho acopiados sobre una calle lateral al ingreso a la fábrica.

Los bomberos indicaron que pese a haberse demostrado el sitio donde comenzaron las llamas, “no pudo ser encontrada en el lugar ninguna sustancia química acelerante, ni fósforos ni ningún otro indicio demostrativo de los elementos usados para empezar la combustión”.

“Tenemos el lugar en que comenzó el fuego y sabemos que se trató de un hecho intencional. Nos falta averiguar la forma e identificar a los autores”, reveló una fuente allegada a la investigación a Télam.

El juez Césari Hernández evalúa hasta el momento dos posibilidades sobre los responsables del siniestro: “la primera apunta a un grupo de chicos que según los vecinos se reunían habitualmente en la zona a fumar, y la segunda relaciona a un posible empleado infiel de la propia empresa”.

Un informe policial identificó a dos menores de entre “10 y 13 años” como los posibles autores, pero las cámaras de seguridad de la zona “los muestran pasando por la esquina de la fábrica con una pelota de fútbol en la mano, a varios metros de donde comenzó el fuego. También hay dos testigos pero ninguno concluyente. No lo descartamos pero no es una evidencia fuerte”, explicó la fuente judicial consultada.

Por su parte la hipótesis sobre el “empleado infiel” fue proporcionada por el gerente de la empresa, tras relatar una serie de problemas laborales puntuales ocurridos días antes de que tuviera lugar el siniestro.

El informe pericial también concluyó que las llamas se propagaron rápidamente por toda la planta debido a que la pared más cercana al fuego no tenía tratamiento ignífugo y entonces no sirvió de barrera de contención, a lo que se le debe sumar la abundancia de material inflamable distribuido en todo el establecimiento.

El incendio, que no arrojó víctimas personales pero demandó más de 24 horas para ser extinguido y derivó en la evacuación de 66 personas de viviendas aledañas, generó una densa columna de humo que se esparció por toda la ciudad y que podía ser divisada desde 30 kilómetros de distancia.

La empresa “Isla Grande”, dedicada a la producción de láminas de polietileno para diversos usos, y con 40 años de trayectoria en la fabricación de embalajes y venta de film stretch, exportaba a 12 países y empleaba a 74 personas.

La planta de Río Grande, cuya capacidad de producción era de 35.000 toneladas anuales, también se dedicaba a la elaboración de láminas para agricultura y geomembranas.

El gobierno provincial anunció, después del siniestro, que otorgará a sus dueños un subsidio de 3 millones de pesos y realizará gestiones para facilitar la reconstrucción de las instalaciones en otro predio, con el fin de mantener vigente el proyecto productivo y salvaguardar las fuentes de trabajo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico