Gustavo Fozziano murió al intentar mediar en una pelea

Gustavo Fozziano, un pescador que solía ir a pescar los fines de semana con su grupo "Los Mamaderas" hasta Rocas Coloradas en donde habían construido un refugio, fue asesinado según investiga la Fiscalía por Nicolás Núñez cuando quiso defender a un joven al que estaban golpeando varias personas.

A Gustavo Fozziano (38) le decían “Fochy” y descansaba en su camioneta la madrugada del domingo cuando lo sobresaltaron los gritos y ruidos provenientes de una pelea que se registraba en el refugio de pescadores ubicado en Rocas Coloradas. Se bajó para pedirles a los agresores que dejasen de golpear a un muchacho y uno de estos, que sería Nicolás Núñez, le cortó el cuello con un cuchillo y después le pegó un tiro en el cuello.

Según fuentes confiables, durante un partido de truco disputado horas antes en Caleta Córdova, los violentos habían discutido con uno de los jóvenes que pernoctaba en el refugio, por lo que encontraron la excusa perfecta cuando a uno de ellos le negaron el acceso.

SOLO QUERIA PESCAR

En febrero, la víctima fatal había obtenido el segundo puesto en libres de la “Peña El Pique” en las 10 horas de pesca. Eso lo había estimulado a tal punto que fin de semana por medio acompañaba a su grupo de pertenencia, “Los Mamaderas”, a pescar en Rocas Coloradas en busca de piezas grandes como el pez gallo.

Fozziano había participado de la construcción de un refugio para los pescadores que pernoctan en la zona de las escolleras cuando la marea sube. Allí, con sus amigos solían comer asado, pollo al disco o alguna otra comida mientras compartían bebidas y anécdotas. Eso sí, no perdían de vista las líneas que buscaban enganchar en el mar alguna pieza grande.

El domingo a la madrugada, después de haber cenado los pescadores que llegaron en 7 camionetas hasta la zona, Fozziano descansaba con sus amigos en la 4x4. De repente escuchó ruidos, miró y observó cómo golpeaban a un joven –luego identificado como D.R.- entre cinco personas que habían llegado al lugar a la madrugada. Antes, los violentos habían golpeado a otras personas.

“Fochy” se bajó de la camioneta e intentó interceder. No pudo hacer mucho por la víctima, y menos por su propia vida: uno de los agresores, que fue identificado por la Policía y la Fiscalía como Nicolás Núñez, le cortó el cuello y le pegó un tiro en el mismo lugar. La muerte de Fozziano fue cuestión de minutos, ya que no hay manera de poder asistir a una persona rápidamente en ese lugar, tan lejos de cualquier centro urbano.

Las diferencias entre el grupo de agresores encabezados por Núñez y Fabián Hernández habrían surgido a las 23 del sábado en un partido de truco en una cantina de Caleta Córdova en la que se produjo una discusión que concluyó de la peor forma en el refugio de Rocas Coloradas.

Al parecer el que había discutido con Núñez en la cantina del barrio de pescadores no recibió de buena manera la llegada al refugio de un joven que justo pertenecía al grupo que andaba con su circunstancial adversario. Hizo alusión a la discusión anterior en el bar y le dijo que se fuera porque estaba “todo mal” con su familiar.

El joven al que no le permitieron quedarse volvió al lugar donde jugaban al truco en Caleta y le contó a Núñez que lo habían “apurado” en el refugio. Núñez se subió a un jeep, junto al joven rechazado y a otras tres personas: Hernández y dos jóvenes que ya están identificados por la Fiscalía.

Cuando ingresaron al refugio de Rocas Coloradas estaba oscuro, pero contaron a su favor con la sorpresa y comenzaron a golpear a los que allí pernoctaban. Núñez le preguntaba a su familiar quién era el que lo había “apretado” y le comenzaron a pegar con toda su furia a uno que al final no era.

Cuando finalmente identificaron a D.R., desataron sobre él toda su furia. Eran cinco contra uno cuando apareció en escena Fozziano –totalmente ajeno a la situación- y trató de parar la agresión de Núñez.

Tras recibir la herida de arma blanca y de fuego, el pescador comenzó a desangrarse en el lugar, hasta que sus familiares lo subieron a la camioneta y trataron de subir por los cerros hasta que llegaron a unos 15 kilómetros antes de Caleta Córdova, donde se les fundió la camioneta. Fozziano perdió la vida en ese lugar.

LA CACERIA

Mientras tanto D.R. corría entre los cerros tratando de escapar de otra cacería humana –similar a la que el fin de semana pasado los hermanos Ibáñez habrían protagonizado en el Máximo Abasolo con el adolescente Alan Nahuelmilla–. El joven se escondió debajo de unas matas porque contó a los investigadores que el grupo del asesino comenzó a perseguirlos con la camioneta por medio del campo. Después de algunas horas el testigo del crimen -y también víctima de agresión- llegó al refugio con sus ropas rasgadas y le contó lo que sabía a la Policía, que ya había llegado al lugar.

La fiscal Camila Banfi se hizo presente donde estaba el cuerpo de Fozziano ni bien se enteró de lo que había sucedido para dirigir la investigación y junto al jefe de la Unidad Regional, Ricardo Cerda; la Brigada de Investigaciones, policías de Km 8 y Policía Científica fueron hasta el refugio en donde tuvo lugar la agresión.

Como la marea había subido, debieron caminar varios kilómetros entre las quebradas y las escolleras de Rocas Coloradas en medio del viento y el frío. Los otros pescadores declararon que por la oscuridad pudieron distinguir los rostros de los agresores, pero con el transcurrir de las horas Banfi logró dar con una prueba fundamental y un testimonio de identidad reservada, que permitió conocer los roles en el crimen de Fozziano de cada uno de los familiares del joven que no había sido bienvenido al refugio.

Núñez y Hernández fueron detenidos en Kilómetro 8 en la noche del domingo, y se les allanó sus viviendas. Hoy ambos serán sometidos a la audiencia de control de detención en la Oficina Judicial. Mientras tanto, los vecinos de Kilómetro 8 y todos los pescadores que suelen juntarse en Rocas Coloradas esperan que se haga justicia por “Fochy”, un joven que no tenía problemas con nadie y que murió solo por pedir que dejaran de golpear a una persona.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico