"Había como 4 o 5 chicas, todas extranjeras" 

Se realizó una nueva jornada de debate por incumplimiento de deberes de funcionario, facilitación de la prostitución y cohecho que tiene como imputado destacado al excomisario Alejandro Pulley.

Incumplimiento de deberes de funcionario, facilitación de la prostitución y cohecho es la causa que se ventila en los tribunales de la avenida Portugal y que tiene como imputados al excomisario Omar Alejandro Pulley; a Guillermina Ferreira Almada y a Juan Carlos Cuellar Gamboa. El próximo jueves continúa el debate.

Entre los seis testigos de la fecha declaró por videoconferencia desde Buenos Aires uno de actuación civil del allanamiento en el domicilio de Francia al 500.

Recordó que iba caminando esa noche por calle Ameghino y le solicitaron salir de testigo; que el allanamiento comenzó a las 4 de la mañana y terminó alrededor del mediodía. Comentó que al ingresar había dos casas; que en la de abajo había una pareja y en la de arriba “había como 4 o 5 chicas, todas extranjeras”.

En la casa de arriba –agregó- “había camas, luces de colores, preservativos y música; en la otra había dinero”.

Otro testigo de actuación que declaró este martes recordó que también fue testigo de ese allanamiento, que entraron a la casa como a las 4 de la mañana y que había dos viviendas en el lugar. En una de ellas había de 4 a 6 mujeres, con somiers, música y luces; y que secuestraron dinero y preservativos.

El tribunal de debate está compuesto por los jueces penales Mónica García, María Laura Martini y Jorge Odorisio; el Ministerio Público Fiscal está representado por Martín Cárcamo, fiscal general; en tanto que María Cristina Sadino asistió a Cuellar Gamboa; Daniel Fuentes como defensor de Pulley y Vanesa Vera actuó como defensora de Ferreira Almada.

UN VIP PROTEGIDO POR EL COMISARIO

Los hechos juzgados tuvieron lugar entre el 15 de septiembre de 2014 y el 2 de julio de 2016, en el domicilio de la calle Francia al 500, donde funcionó un departamento VIP propiedad de Guillermina Ferreira Almada y Juan Carlos Cuellar Gamboa, en el cual al menos 5 mujeres ejercían servicios sexuales. El dinero percibido era abonado a Ferreira Almada, a la vez que Cuellar Gamboa se ocupaba de la seguridad interna.

El entonces comisario Pulley, como jefe de la Seccional Primera, estableció vinculación personal con los ocupantes de dicha morada, a pesar de tener conocimiento de la actividad ilícita que allí se desplegaba.

Desde el 28 de agosto de 2014 y hasta aproximadamente el 28 de agosto de 2015, Pulley aceptó los ofrecimientos de dineros o dádivas formulados por Ferreira Almada y Cuellar Gamboa para omitir los controles al lugar, brindar protección policial y asesorar en la empresa criminal, percibiendo por dicha tarea una pistola tipo reliquia y dinero en efectivo remitido por Ferreira Almada a Pulley a través de la empresa Vía Cargo.

A Cuellar Gamboa se lo juzga por “facilitación de la prostitución en concurso ideal con explotación económica de la prostitución, al menos 5 hechos en concurso real”.

Respecto de Ferreira Almada, se le endilga “facilitación de la prostitución en concurso ideal con explotación económica de la prostitución, al menos 5 hechos en concurso real” como coautora; “en concurso real con cohecho activo, al menos 4 hechos en concurso real”, en calidad de autora.

En tanto a Pulley se le imputa “cohecho pasivo, al menos 4 hechos, en concurso real; en concurso ideal con incumplimiento de los deberes de funcionario público”, en calidad de autor.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico