Habitantes de cuatro barrios de Caleta están preocupados por la inseguridad

Robos en viviendas, arrebatos en la calle, amenazas para quienes denuncian y frecuentes estampidos de armas de fuego son algunos de los hechos delictivos que se incrementaron en diversos barrios de Caleta Olivia. Se desarrolló una reunión de habitantes del Rotary 23, a los que se sumaron algunos residentes de dos barrios insertados en ese perímetro, Petroleros y El Chaltén, y otros de Bicentenario.

Caleta Olivia (agencia)

Probablemente haya sido el caso ocurrido en la madrugada del sábado, cuando un joven fue baleado por la espalda por un menor de edad, el detonador de la reunión que tuvo lugar el martes por la noche la sede de la vecinal Rotary 23.

La misma también contó con la presencia del diputado por pueblo, Sergio Bucci (domiciliado en ese mismo sector urbano) y de los concejales Pablo Calicate y Elizabeth Jara, en tanto que los otros dos componentes de ese cuerpo deliberativo, Javier Aybar y Liliana Andrade, enviaron a sus representantes.

Además se contó la asistencia del gerente distrital de la empresa provincial Servicios Públicos, Juan José Naves, por cuestiones relacionadas con la iluminación pública, en tanto que las deliberaciones fueron coordinadas por dos integrantes de la comisión normalizadora de la vecinal anfitriona, Rigoberto Pérez y Juan Giménez.

A este encuentro no fueron invitadas autoridades del ámbito policial ni tampoco el intendente Facundo Prades, ya que se había acordado una charla previa para debatir posturas y fijar una fecha para una reunión ampliada que será el 29 de abril, incluyendo una invitación al titular de la Secretaría de Seguridad de la provincia, Lisandro de la Torre.

En rigor, el 8 de marzo hubo una charla preliminar pero solamente con vecinos del Rotary, de la cual tomó parte la concejal Jara, lo que la llevó a que en la última sesión ordinaria presentara un proyecto para fortalecer acciones contra la inseguridad pública.

ALGUNOS CASOS

En aquel encuentro, así como en el del martes, se conocieron algunos pormenores de las difíciles situaciones que atraviesan muchas familias de los citados barrios.

Así, por ejemplo, la gente contó que algunos individuos inescrupulosos tienen como estrategia arrojar piedras a los techos de viviendas para saber si están o no sus moradores.

Por otra parte, un vecino relató que en horas nocturnas son frecuentes las reuniones de integrantes de una patota en una esquina y de vez en cuando alguno de ellos dispara un arma de fuego al aire, por lo cual tomó la precaución de que dos de sus pequeñas hijas duerman con colchones en el suelo de una habitación.

Se supo además de sospechosos “vigías” que suelen verse en el faldeo de un cerro con vista a casas de planes oficiales, como también de sujetos que amenazan a vecinos por si llaman a la policía o los denuncian por hechos consumados luego de que los reconocieran como autores.

Incluso hasta hubo “advertencias” para algunos vecinos que se enteraron de que iban a asistir a la reunión del martes y esto lo contó abiertamente una mujer algunas horas antes cuando fue entrevistada por el canal de televisión local, Caleta Video Cable.

En este contexto no hubo una crítica directa hacia la policía ya que los residentes en los barrios mencionados son conscientes de que hay una sola comisaria (la Seccional Quinta) para dar cobertura a una amplia jurisdicción, por lo cual consideran que es necesario instrumentar acciones eficientes para contrarrestar los hechos delictivos, instalando cámaras de video en sitios estratégicos y mejorando el sistema de iluminación como medidas prioritarias,

CONSIDERACIONES

De acuerdo a la opinión del diputado Sergio Bucci, las razones de estos hechos de inseguridad se deben a varios factores: falta de oportunidad de empleos a consecuencia de la crisis económica, deserción escolar que deja a muchos adolescentes en situación de vulnerabilidad y consecuentemente quedan excluidos de un contexto social normal.

Por su parte, la concejal Jara citó que una solución a esta problemática no pasa simplemente por una mayor vigilancia policial, sino que la misma debe ser abordada desde un contexto global a fin de estructurar un plan estratégico con la participación de referentes de instituciones educativas, comunitarias y políticas.

Además, para la edil del FPV los casos de inseguridad están focalizados, dando a entender que los individuos que los protagonizan (sobre todo menores y jóvenes) no son muchos, pero advirtió que es necesario actuar lo antes posible para evitar que se generalicen.

Finalmente, vale señalar que en la reunión de la antevíspera el dirigente vecinal, Juan Giménez, hizo alusión a un proyecto de instalación de alarma comunitaria para que los vecinos puedan tener cada cuatro cuadras su control a través de una aplicación en sus teléfonos celulares.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico