Habría intentado suicidarse el acusado del crimen de Darío Haro

Fue en la zona oeste del barrio Moreira de Trelew. A Darío Miguel Haro (39) lo mataron para robarle el celular. El acusado, un joven de 17 años, cuenta con graves antecedentes penales.

Fue este viernes antes de la audiencia que se iba a realizar con él en la Oficina Judicial y que en consecuencia debió suspenderse hasta la semana que viene. A todo esto, los familiares de Haro encabezaron una marcha “pidiendo justicia” por el centro de la ciudad, que terminó frente a tribunales.

Ahí se confirmó lo que Radio había revelado a las horas de ocurrido el asesinato: que a Darío Miguel Haro (39) lo habían matado para robarle el celular. Un dato que la policía intentó, primero ocultar, y después minimizar.

Por el homicidio hay un menor de 17 años preso en el COSE. Se trata, según la policía, de alguien que tendría ya otro crimen; el del joven Curiqueo que ocurrió a mediados del año pasado en Trelew. Por eso tenía una tobillera electrónica y debía cumplir con un régimen tutelar impuesto por la Justicia.

El joven cumpliría el mes que viene los 18 y en consecuencia debería ir a cumplir la prisión a una cárcel común. Ahora, le atribuyen haber asesinado a golpes y puñaladas a Haro la madrugada del miércoles último para robarle.

“Esta basura (sic) lo citó a un lugar cercano a su casa para comprarle un par de auriculares y lo mataron solamente por un celular. Yo quiero que esto se divulgue (…) él (por Haro) no andaba a las tres de la madrugada haciendo algo malo, sino intentando juntar peso por peso para poder seguir viviendo”, aseguró en una emocionada alocución una de las hermanas de Darío Haro, frente al edificio de tribunales, este viernes a la tarde al término de la marcha con la que pidieron que se haga justicia.

Después habló por Radio 3 AM 780 en vivo y directo, y afirmó: “Venimos acá a pedir justicia, no solo para el asesino sino también para los fiscales y jueces que no están haciendo el trabajo que deben hacer”, denunció y agregó: “y si les queda grande el cargo que renuncien, que le dejen el lugar a otro porque Trelew tiene que ser una ciudad en donde no haya tanta inseguridad”.

Aseguró luego: “A mi hermano lo mataron para robarle y no puede ser que un menor de edad (por el detenido) ya cargue con dos asesinatos y siga sin cumplir lo que verdaderamente debe cumplir. Así que venimos a reclamar Justicia; a pedir justicia por mi hermano y solicitar que la Justicia actúe rápido porque si dejáramos que ellos actúen con sus tiempos vamos a estar años esperando que el culpable pague”.

Contó después que ella es la menor de una familia compuesta por once hermanos con el fallecido e insistió que junto a su madre y el padrastro, los amigos y conocidos de Darío Haro van a seguir pidiendo justicia por él.

“Mi hermano era un chico super-sano, no tomaba, no se drogaba y si por ahí lo veían con chicos de la calle era porque les predicaba porque él, yo y algunos otros miembros de mi familia somos cristianos evangélicos y siempre (Darío) llevaba mensajes de paz y amor, y de salvación”, explicó.

“Él no tenía maldad y si te tenía que ayudar te ayudaba. Era una persona extraordinaria a la que le arrebataron la vida por un celular”, insistió.

Algunos de los otros hermanos de Darío Haro se mostraron molestos porque se lo mencionó como un chico discapacitado. Tomaron ese término como algo peyorativo y no descriptivo. Pese a que confirmaron que el muchacho hace años había perdido uno de sus ojos.

“No era discapacitado, no era que no tenía familia, que andaba solo. Somos muchos en la familia y (…) tenía también hermanos de la iglesia que lo amaban y no solo en Trelew sino en otros lugares”, manifestó una de las hermanas mayores del extinto Darío Haro que dijo que vivía en Pico Truncado.

El lunes que viene se haría la audiencia en la que le pedirían la prisión preventiva al menor imputado en una audiencia en la que se le endilgaría el delito de homicidio en ocasión de robo.

“No puede ser que hoy estemos hablando de esto; de que te maten por un celular. No puede ser”, añadió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico