Investigan por presunto abuso a un bibliotecario de una escuela

La madre de una estudiante de la Escuela 126 de Kilómetro 8 denunció ante la Comisaría de la Mujer que el hombre tomó de la mano a la niña y que intentó introducirla por la fuerza a la biblioteca. Ya otras madres habían denunciado en un grupo interno de WhatsApp que el bibliotecario encerraba a las niñas en la biblioteca y les tomaba fotografías. Ahora se espera que también radiquen esas denuncias en la Comisaría de la Mujer. La supervisora del establecimiento se reunió ayer por la tarde con decenas de padres preocupados y les adelantó que mientras se investigue el delito por el que fue denunciado, el docente será apartado de sus tareas. "No queremos que vuelva", gritaban madres enfurecidas.

Un bibliotecario de la escuela 126 “Ara Punta Médanos” fue denunciado ayer por la madre de una alumna de que la intentó introducir por la fuerza a la biblioteca, en donde según le comentaron otras niñas a sus padres, les tomaba fotografías.

Numerosos padres se congregaron en la puerta de la escuela desde las 14 de ayer exigiéndole respuestas a la directora del establecimiento. Sin embargo, sobre las 16 fueron atendidos en una reunión informativa por una supervisora del Ministerio de Educación, quien les comentó que el bibliotecario será apartado de sus funciones hasta tanto se investiguen las circunstancias de las que se lo acusa.

El hombre fue sacado del edificio por personal policial de Kilómetro 8, con su rostro tapado, mientras un enfurecido grupo de padres amenazaba con lincharlo. Según informaron fuentes policiales, además de sacarlo del establecimiento para proteger su integridad física, fue conducido a la comisaría en calidad de demorado para ser identificado.

Después de que el denunciado fue sacado del lugar, un centenar de padres se reunió en una de las salas de la escuela en donde fueron informados por la supervisora de que la madre de una nena radicó una denuncia en la Comisaría de la Mujer y que el bibliotecario debía dar respuesta ante la Justicia por esa denuncia. Y que desde Supervisión de Escuelas se lo iba a apartar de su cargo hasta tanto se aclaren las circunstancias.

Algunos padres gritaban a viva voz: “no queremos que vuelva”. La supervisora les repitió que la Justicia es quien debe establecer si existe alguna responsabilidad penal sobre el denunciado y que mientras tanto estará separado de su cargo.

Entonces comenzaron a hablar uno por uno aquellos padres que señalaron que se habían enterado mediante un grupo de WhatsApp de que el bibliotecario les habría tomado fotografías a las nenas.

La supervisora instó a esos padres a realizar la denuncia correspondiente ante la Policía o la Fiscalía, pero también les pidió que aquellos que sepan algo lo dejen asentado en entrevistas que comenzaría a tomar ella misma para iniciar una investigación interna por el desempeño del docente.

Cuando El Patagónico consultó a autoridades de la Comisaría de Kilómetro 8 si el bibliotecario estaba en calidad de detenido o demorado en esa dependencia, aclararon que solo había sido demorado para su identificación. Desde la policía también solicitaron a los padres que señalaron en la reunión que existían otros casos, que radiquen la denuncia ante las autoridades ya que hasta ayer a la tarde había solo una denuncia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico