Juan Oscke y Virginia Rojo juraron como secretarios del Juzgado Federal

La jueza Eva Parcio, del Juzgado Federal de Primera Instancia, le tomó ayer juramento a los nuevos secretarios Juan Ignacio Oscke y Virginia Rojo. Oscke es un ejemplo de perseverancia. Ingresó hace 8 años al Juzgado Federal como personal de maestranza cuando era estudiante de abogacía en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Al graduarse pasó a mesa de entradas, luego comenzó a subrogar a los secretarios del juzgado que estaban de licencia.

Juan Ignacio Oscke y Virginia Rojo juraron ayer como nuevos secretarios penal y civil, de manera respectiva, en el Juzgado Federal de Primera Instancia de Comodoro Rivadavia.

En la ceremonia encabezada por la jueza Eva Parcio de Seleme estuvieron presentes los secretarios de las distintas salas del Juzgado, el juez de la Cámara de Apelaciones de Comodoro Rivadavia Javier Leal de Ibarra y representantes de las fuerzas armadas de seguridad como Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y de la Unidad Regional de Policía del Chubut.

Oscke y Rojo juraron “impartir justicia bien y legalmente y en conformidad a la que prescribe la Constitución Nacional” sino que “Dios y la Patria os lo demanden”.

Parcio que lleva 16 años trabajando en el Juzgado Federal destacó que ambos son personas jóvenes, y que Virginia en su corta edad se ha recibido como abogada y escribana y que “en su tarea es excelente, es muy trabajadora y sus compañeros la han recibido muy bien”.

Respecto a Oscke, Parcio resaltó que empezó hace muchos años como maestranza, “terminó su carrera, pasó por la mesa de entradas y la verdad que no lo elegí ahora, lo elegí muchas veces porque él estuvo subrogando las distintas licencias de los otros secretarios. Es gente con muchos valores intelectuales, morales, éticos, y fundamentalmente con sus preparaciones y sus conocimientos”, graficó la jueza, orgullosa de su equipo de trabajo.

PREMIO A LA CONSTANCIA

Juan Ignacio Oscke le confesó a El Patagónico: “siempre tuve las intenciones desde el inicio, con el estudio de ser parte de la Justicia Federal, que tiene esos ribetes en donde se preocupa por los intereses del Estado, que era justamente lo que a mí más me gustaba, que es el ámbito del derecho. Yo quería ingresar a toda costa. Y esa oportunidad que tuve de ingresar como maestranza la aproveché, vi algo a lo que podía apostar a futuro, era cuestión de seguir y darle para adelante, apoyar a mis compañeros, y trabajar”.

Oscke recordó: “fueron muchas horas de sacrificio, estar sin la familia en determinados horarios, los fines de semana, y por otro lado tenía la carrera, así que trataba de repartirme entre el trabajo, la familia y la carrera”.

El nuevo secretario les aconsejó a los estudiantes de abogacía que la clave es la “constancia, son horas de sentado en la silla y con el libro. Todo llega, si uno es constante”.

Oscke pretende asentarse en la función y la responsabilidad que tiene hoy y seguir estudiando, capacitándose. “Ahora viene una nueva reforma del Código Procesal que justamente en eso nos estamos capacitando”, recordó.

Virginia Rojo, mientras tanto, tiene 30 años, realizó sus estudios secundarios en el Instituto Austral de Comodoro Rivadavia. Se recibió como abogada en la Universidad Católica Argentina y después estudió escribanía en la Universidad de El Salvador. “Decidí volver a Comodoro a buscar trabajo, tenía más expectativas que en Buenos Aires en donde trabajé en escribanías”, le comentó a este diario.

En febrero de 2013 le tomó entrevista la jueza Parcio e ingresó a la Justicia Federal como secretaria en un interinato. Ahora trabajará en la Secretaría Civil y Tributaria del Juzgado Federal. Su objetivo es “seguir estudiando y capacitándome, y haciendo carrera dentro del Juzgado”.

El Juzgado Federal cuenta ahora con cuatro secretarios penales y tres secretarios civiles. “Necesitaríamos más porque tenemos mucho trabajo, no damos abasto, la verdad que se trabaja mucho y bien”, analizó Parcio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico