La Cámara de Apelaciones readecuó la calificación de la condena por el asesinato de Orlando Jurado

Mauricio Fleitas y Diego Aguirre fueron condenados el 8 de junio a prisión perpetua, es decir a 35 años de cárcel, luego de haber sido declarados penalmente responsables de homicidio criminis causa: cometer un asesinato para ocultar otro delito. Sus defensas plantearon una apelación ante la Cámara Penal, quien en los últimos días resolvió modificar la calificación legal de homicidio criminis causa, que había fijado el tribunal del juicio, por la de homicidio en ocasión de robo. Esa calificación contempla un mínimo de 10 años de cárcel y un máximo de 25 años. Ahora deberá realizarse otra audiencia de cesura para debatir el nuevo monto de pena.

La Justicia Penal de Comodoro Rivadavia deberá efectuar una nueva audiencia de cesura para readecuar la pena a la que fueron condenados Mauricio Fleitas y Diego Aguirre. Es por el asesinato del empresario de la carne Orlando Jurado, perpetrado durante la noche del 10 de febrero de 2017 en la vivienda de la víctima, en el barrio Pueyrredón. Así lo estableció la Cámara de Apelaciones, tribunal de segunda instancia que a partir de un planteo de los abogados defensores, resolvió readecuar la calificación legal por la que habían sido condenados ambos imputados.

El 8 de junio de este año, el tribunal de debate presidido por la jueza penal Gladys Olavarría, e integrado por sus pares Mariel Suárez y Mónica García, resolvió condenar a Mauro Fleitas, en calidad de autor y a Diego Aguirre, como partícipe necesario, a la pena de prisión perpetua, bajo la calificación legal de homicidio criminis causa, es decir haber cometido un asesinato para ocultar otro delito.

Sin embargo, el tribunal de la Cámara de Apelaciones que revisó el caso, consideró que la calificación legal adecuada es la de homicidio en ocasión de robo. Así lo confirmaron fuentes judiciales consultadas por El Patagónico. Esa resolución implica que deberá celebrarse una nueva audiencia de cesura para rediscutir la pena que se aplicará a los condenados. La calificación de homicidio en ocasión de robo contempla un mínimo de 10 años de cárcel y un máximo de 25 años, frente a los 35 años que implica la calificación de prisión perpetua.

DISCUSION DE PENA

Después que el tribunal del juicio declaró a Fleitas y Aguirre penalmente responsables por el asesinato de Jurado, el viernes 8 de junio último se realizó la audiencia de cesura. En esa etapa las partes expusieron sus argumentos y las juezas determinaron la pena a cumplir por los condenados.

El Ministerio Público Fiscal –como acusador público- estuvo representado en ese juicio de primera instancia por la fiscal general Camila Banfi. La querella –es decir la representación de la familia de la víctima- fue ejercida por la abogada Karina Jurado, a su vez hija del empresario asesinado. La defensa de Fleitas estuvo a cargo de las defensoras públicas Cristina Sadino y Viviana Barillari. Mientras, la defensa de Aguirre fue ejercida por la abogada particular Alicia Dramesino.

La querella solicitó en esa audiencia de cesura la prisión perpetua para ambos imputados. Argumentó su postura de constitucionalidad de la pena establecida para el delito de homicidio criminis causa. En ese sentido, mencionó como antecedentes fallos emitidos por tribunales locales y por el Superior Tribunal de Justicia de Chubut.

La fiscal también pidió la prisión perpetua para los dos imputados. Sin embargo, recordó que estos no tenían antecedentes penales computables y requirió que se tuviera en cuenta el artículo 13 del Código Penal que establece el límite temporal de 35 años para obtener la libertad condicional. Sostuvo que la pena debe ser finita teniendo en cuenta lo establecido en la Ley de ejecución penal, respecto del régimen de progresividad establecido. Solicitó además el mantenimiento de la prisión preventiva hasta que la sentencia quedara firme.

La defensa de Fleitas, anunciando que apelaría la medida, fundamentó que la única pena posible es una pena temporal, que apunte a la resocialización del condenado. “Imponer una pena sin expectativa de volver al medio libre implica una muerte anticipada”, argumentó. Expuso así la inconstitucionalidad de la prisión perpetua.

La defensora de Aguirre también manifestó su desacuerdo con la calificación y el fallo impuestos. Adhirió a lo manifestado por la defensa de Fleitas y anticipó que apelaría lo resuelto.

Finalmente el tribunal integrado por las juezas Olavarría, Suárez y García declaró por unanimidad penalmente responsables por el delito de “homicidio criminis causa” a Fleitas en calidad de autor y a Aguirre en calidad de partícipe necesario. A la vez, resolvió por unanimidad condenar a Fleitas y Aguirre a prisión perpetua, tras rechazar las declaraciones de inconstitucionalidad planteadas por las defensas.

Las magistradas sostuvieron que la prisión perpetua no es una pena degradante, cruel e inhumana, como plantearon los defensores y que la Ley de ejecución penal prevé un régimen de salidas transitorias y que tiene en cuenta el principio de la progresividad de la pena. Concluyeron que el delito por el cual fueron condenados, “homicidio criminis causa”, es decir el homicidio agravado por no haber podido lograr el fin propuesto, no admite graduación alguna.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico