La crisis de la pandemia golpea a los jardines maternales con bajas en la matrícula

El caso del Jardín Maternal "Monigote" es una pequeña muestra de la situación general que viven los jardines dedicados a la educación no obligatoria. Con los padres en casa por la suspensión de actividades fueron de los primeros sectores en sentir el impacto de la crisis. Sin programas de contención peligran puestos de trabajo y solicitan asistencia para mantener la estructura.

El Jardín Maternal "Monigote" tiene 42 años de historia en Comodoro Rivadavia, su actividad está centrada en la atención de la niñez entre los 45 días y los 3 años. Actualmente 13 familias dependen del trabajo en el jardín, ese número se sostiene a pesar de las dificultades que hay para mantener los costos de la estructura con una baja notable en los ingresos desde la disposición de cuarentena obligatoria.

Las clases virtuales no son una posibilidad para menores de un año, aunque se trabaja con una modalidad de entrega de actividades por cuaderno y seguimiento de casos a través de grupos de WhatsApp. Sin embargo, Paula Salinas la directora del Jardín manifestó su preocupación por la continuidad. “Tuvimos once bajas en un solo mes”, indicó respecto a la matrícula de este año que antes de la pandemia era de 62 niños.

Salinas indicó que son parte de una rueda que se inicia con los padres en la casa o por suspensiones e incluso por despidos, luego con la liberación de algunas actividades “hay padres que pagan una niñera y dejan el jardín, y en caso de que esto se vaya a prolongar no sabemos hasta cuando el número de bajas se puede incrementar”.

En simultáneo, hay obligaciones que no pueden postergar. “Nosotros tenemos que cumplir compromisos de pago a los empleados, de alquiler porque la mayoría de los jardines de la ciudad pagan alquiler y en nuestro caso tenemos que renovar contrato con lo cual el escenario es aún más complejo”, lamentó Salinas.

Las alternativas ahora son creadas por la propia dirección porque se debió ajustar el pago de algunas cuotas de acuerdo a las posibilidades de los padres, sin embargo esto no contribuye a un escenario de previsibilidad.

Hay conversación entre los directores de jardines maternales de la ciudad porque al margen de que el Ministerio de Educación de la Nación inició un relevamiento para determinar la situación en cada caso, lo cierto es que no hay planes para el sector. No se descarta un pedido de audiencia al intendente Juan Pablo Luque para ahondar en la preocupación por el sostenimiento de los puestos de empleo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico