La eliminación del IVA compensará solo en forma parcial el traspaso de la devaluación a precios de alimentos

La remarcación de precios de los alimentos, como en otros artículos, se traduce en subas promedio del 30 por ciento después de que el lunes se disparara la cotización del dólar. La eliminación del Impuesto al Valor Agregado en productos como pan, leche, aceites, arroz, harinas de trigo, yerba mate, legumbres, azúcar, entre otros, significará en algunos de ellos una baja temporal del precio para el consumidor final de entre el 9,5% y 17,4% luego de la remarcación.

La eliminación del Impuesto al Valor Agregado para alimentos de la canasta básica compensará, o en todo caso atenuará, el traspaso a precios que se realiza desde que el lunes se produjo una devaluación del 30%, de acuerdo a un estudio del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF).

El trabajo se realiza sobre la base de que la medida de reducción del IVA a 0% que anunció el presidente Mauricio Macri sobre una quincena de alimentos tiene “el potencial de reducir los precios afectados en una magnitud limitada por la carga tributaria contenida en el precio”.

En la semana posterior a las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) se produjo un aumento del tipo de cambio cercano a 30% y, si bien aún no se cuenta con datos concretos, dicho aumento fue trasladado a precios en una determinada cuantía.

Según el IARAF, para un alimento de la canasta básica gravado con una alícuota del IVA de 21% se verá una reducción en su precio respecto a los valores pasados solo si la depreciación del peso de esta semana no se tradujo en aumento de sus precios superiores a 21%.

Mientras, para productos gravados al 10,5% previamente, si el aumento del dólar impulsó a sus precios en menos de 10,5%, podrían observarse reducciones en su precio en comparación a los de la semana pasada.

Por su estructura productiva y comercial, parte de los aumentos en el tipo de cambio con el dólar son trasladados a precios, pero este traslado es mayor dependiendo de varios factores como el período considerado, el mix entre insumos doméstico y externos, o si los mismos son transables o no.

La alícuota de IVA de 0% se aplicará al pan, leche, aceite de girasol y mezcla, pastas secas, arroz, harinas de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, yerba mate, mate cocido, té, conservas de frutas, hortalizas y legumbres, yogur y azúcar. La mayor parte de estos productos tenía una alícuota de IVA de 21%, mientras que algunos casos puntuales como pan, harina de trigo, hortalizas y legumbres tenían una de 10,5%.

El IVA es uno de los principales componentes de la carga tributaria contenido en el precio de los alimentos, por lo cual para un alimento gravado al 10,5%, el IVA representaba 9,5% del precio al consumidor.

Para uno gravado al 21%, 17,4% del precio al consumidor provenía del impuesto al valor agregado.

Estos son los porcentajes en los que debiera reducirse el precio al llevar la alícuota a 0%, suponiendo pleno cumplimiento por parte de los vendedores de los bienes en cuestión.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico