La familia Maldonado pidió que se cite a declarar al perito Enrique Prueger

La abogada de la familia Maldonado, Verónica Heredia, pidió al juez federal Gustavo Lleral que el perito Enrique Prueger sea llamado a declarar en la causa que investiga la muerte de Santiago. El especialista sostuvo en un informe que el polen y las temperaturas del agua ponen en duda las conclusiones de la autopsia.

A un año de la muerte de Santiago Maldonado, quien desapareció el 1 de agosto del año pasado en un operativo de represión ejecutado por Gendarmería Nacional en una comunidad maapuche en Cushamen y que el 17 de octubre fuera encontrado en el río Chubut, la representante legal de la familia, Verónica Heredia, solicitó al juez federal Gustavo Lleral que cite a declarar al perito Enrique Prueger.

En su fundamentación, la letrada adjuntó el artículo publicado por Página 12 la semana pasada sobre el informe de Prueger, que detectó errores en la autopsia de Santiago. Es que a los criterios del profesional los estudios verificatorios “dan por tierra” las conclusiones del dictamen final, entre ellos el análisis del polen detectado en los pantalones.

Según Página 12, las afirmaciones del área de Geología y Palinología Forense de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) ya habían generado controversia entre los peritos, que fueron 28 y no 55, cuando fue presentado a la Justicia.

Asimismo, la bióloga Leticia Pavilauskas firmó un informe (fojas 49 a 54) en nombre de la UNLP junto a la división Química Legal La Plata, Policía Científica de la provincia de Buenos Aires que analizó las “muestras térreas” de la ropa y los borceguíes de Santiago. En las prendas se hallaron granos de polen de tres especies de la Patagonia.

“Es importante señalar que bajo ningún punto de vista los granos de polen pueden permanecer adheridos a las prendas sumergidas en el lugar del hecho descripto por un período de tiempo prolongado, teniendo en cuenta la mínima velocidad que pueda tener la corriente del río, la energía presente en el medio acuático y la cantidad de oxígeno removido en el lecho. Todas estas condiciones hacen que el polen se desprenda fácilmente de las ropas, sobre todo en materiales de nylon como es el caso del pantalón. Lo que significa que en un lapso de tiempo no mayor a 20-30 días, no estaríamos en presencia de granos adheridos a las ropas”, sostuvo Prueger.

Para el perito, es un “error científico” haber omitido estas apreciaciones en la elaboración del resultado de la autopsia, en tanto algunos de los firmantes entendieron que se trataba de “conjeturas”.

COSAS POCO CLARAS

Prueger expuso que en la autopsia se utilizó el método de “la tabla de REH” para calcular el tiempo que un cuerpo se mantuvo debajo del agua. “Los registros corresponden a temperaturas promedio y deben ser consideradas desde la fecha de desaparición hasta el hallazgo del cuerpo, pero en el caso de Santiago no se trabajó con las temperaturas promedio sino con la mínima de los días de la desaparición”, aseguró.

En consecuencia, la abogada Heredia recordó que una de las mayores dudas que dejaba la autopsia eran las condiciones en las que estaba el cuerpo habiendo pasado supuestamente tanto tiempo debajo del agua. “En el cálculo con la tabla REH utilizaron una temperatura de entre 3,6 y 3,9 grados, cuando en realidad los datos que se obtuvieron entre los meses de agosto y octubre dieron un promedio de 6,7 grados de temperatura del agua. Casi el doble de lo que tomaron para llegar a sus conclusiones”, manifestó la letrada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico