La Federación Económica criticó el ajuste recetado por "médicos de guardia" del FMI

El presidente de la Federación Económica de Santa Cruz, Guillermo Polke, dijo que es evidente que la recesión que afronta la economía argentina y de manera particular esta provincia y la Patagonia en su conjunto por brutales medidas de ajuste que impulsa el gobierno de Mauricio Macri, deviene de las recetas "de los médicos de guardia del Fondo Monetario Internacional".

Caleta Olivia (agencia)

Polke formuló declaraciones de prensa luego de la reunión que, junto a otros directivos de la Federación Económica de Santa Cruz (FESC), mantuvo ayer en Río Gallegos con el ministro de Economía, Ignacio Perincioli, y sus colaboradores, con el fin de evaluar el impacto de los recortes presupuestarios y quita de beneficios impulsados desde Nación.

En ese sentido, de manera institucional la FESC reiteró que este nefasto panorama “se suma la inestabilidad del dólar, la inflación, los aumentos en los costos de la producción, las asimetrías comerciales y las altas tasas de interés que provocaron un corte en la cadena de pago de las Pymes y hasta el cierre de muchas de ellas”.

También hizo hincapié en el Decreto 702/18 por el cual se establece la rebaja de las asignaciones familiares y la quita del plus del 40% por zona austral a los jubilados patagónicos.

“Sin dudas –advierte-, el recorte de estos beneficios repercutirá en el sector comercial con la profundización de la caída del consumo y, por ende, en la recaudación estatal”.

Además, dentro de este crítico cuadro, la FESC mostró intranquilidad por la situación del Hospital SAMIC de El Calafate y el Centro de Salud Peliche de Río Gallegos, de los cuales se desprenderá Nación.

El mismo criterio tuvo para con el incierto futuro de la empresa YCRT, las obras de la Central Termoeléctrica Río Turbio, las represas en el río Santa Cruz, la terminación de la Planta de Osmosis de Caleta Olivia “y otras tantas obras públicas nacionales en la provincia que se han frenado y han generado cientos de desocupados, afectando a la sociedad santacruceña en su conjunto”.

“MEDICOS” SIN FRONTERAS

En un pasaje de sus declaraciones, Polke dijo que se avecinan tiempos difíciles en sintonía con la postura del presidente Mauricio Macri que demanda la necesidad de “un ajuste puro y duro”.

A modo de ironía, el empresario santacruceño sostuvo que es evidente que ello viene “recetado por los médicos de guardia del FMI” y que no se puede precisar “hasta dónde hundirá a la economía argentina” esta política de recesión.

Pero más allá del incierto futuro, afirmó que ya no hay dudas que “el recorte dejó de ser un fantasma y se convirtió en una realidad palpable en decisiones concretas que se dan a conocer semana a semana y que están a simple vista”.

“Está claro que el gobierno nacional recorta las asignaciones familiares para hacer frente al pago de la deuda que contrajo con el FMI y a los vencimientos de Lebacs (Letras del Banco Central), eliminando de esta manera los beneficios de la clase más vulnerable y desprotegida de la población”, puntualizó.

También ironizó que “mientras el mejor equipo de los últimos 50 años afina el lápiz para cumplir con las metas de ajuste fiscal impuestas por el FMI, la inflación de Macri es mayor que la del kirchnerismo con tasas de interés inusitadamente altas que congelan la actividad económica”.

“Paralelamente –añadió-, el poder de compra del salario sigue en caída libre perjudicando a millones de argentinos y en especial a quienes viven en la Patagonia, que ha sido discriminada por este gobierno desde su llegada al poder”.

En este mismo contexto, sostuvo que “genera impotencia ver cómo cierran comercios en nuestras localidades a pesar del tremendo esfuerzo que hacen los empresarios Pymes para mantener en pie su negocio y la fuente de trabajo”.

Por último, agradeció al ministro Perincioli por el encuentro y el análisis en conjunto de la actual coyuntura, lo que posibilitará adoptar medidas para paliar el impacto en el alicaído sector.

En este sentido, destacó la decisión de la Agencia Santacruceña de Ingresos Públicos (ASIP), que prorrogó el plan de pagos en 48 cuotas (el nuevo vencimiento fue fijado para el 28 de septiembre), como así también por el esfuerzo que se está ralizando para mejorar la cadena de pago a los proveedores locales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico