La igualdad de género está en agenda

Las empresas han comprendido que la promoción de mujeres es un tema prioritario.

En nuestro país la participación de mujeres en Directorios es del 7.1%. Sabemos que en jefaturas y gerencias, especialmente en roles de administración, la presencia de mujeres en los últimos años se ha tornado significativa. Sin embargo, hay mucho camino por recorrer cuando se trata de puestos de dirección. En abril del año pasado junto con Tamara Vinitzky ,socia de KPMG-sponsor global de WCD y María Gabriela Macagni, directora Grupo Supervielle, lanzamos el capítulo Argentino de WCD, Women Corporate Directors, organización global que reúne a la élite de mujeres de negocios en sus 80 capítulos alrededor del mundo. WCD desembarcó en Argentina con el propósito de generar un espacio diferente, abordando temáticas que hacen a la gestión de la mujer dueña, presidenta o directora de empresas de envergadura. Los resultados de este primer año superaron nuestras expectativas ya que encontramos un campo muy fértil para incidir en este tema y quienes nos acompañan así lo entienden.

El 2018 fue un año muy especial, se nos presenta una oportunidad única con la Presidencia del G20 que nos habilita para hacer propuestas concretas en las mesas de trabajo lideradas por el B20 (Business 20) y el W20 (Women 20). Junto con la iniciativa de Paridad de Género que lleva adelante el Gobierno en una alianza público-privada promovida por BID, se está poniendo en agenda el tema de la equidad de género con nunca antes había sucedido.

Es necesaria la articulación de políticas públicas con iniciativas al interior de las empresas y la concientización por parte de las propias mujeres de que pueden llegar a ocupar lugares en las mesas de decisión. Si bien considero que quizás hablar de cupos en el sector privado requiere de un debate profundo y quizás no sea el momento, hay mecanismos que pueden derivar en cupos naturales. Me refiero a incentivos fiscales para aquellas empresas que logren determinados estándares en cuanto a la participación de mujeres no solamente en roles de dirección sino también en otras áreas de la organización. El concepto de cupo puede ser analizado como medida transitoria, como un acelerador de procesos, en los que de no intervenir se demandarían años.

Las empresas han comprendido que la promoción de mujeres tanto a nivel de staff como de sus mandos medios y jerárquicos es un tema prioritario. Las políticas de flexibilidad son muy importantes pero no lo único por hacer. Hay un número importante de mujeres preparadas para ocupar esos roles, solamente es cuestión de entender cuáles son las condiciones que se necesitan facilitar para que de una vez por todas el talento de tantas mujeres profesionales no sea desaprovechado.

(*) Women Corporate - Directors Argentina

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico