La nena hallada el jueves era hija de una argentina

El cuerpo de la niña de 7 años fue encontrado en la noche del jueves. Su padre, un bombero de Miami, estaba en el lugar al momento del hallazgo. La madre, los abuelos y la tía de la menor aún están desaparecidos.

Una niña de 7 años, cuyo cuerpo fue hallado entre los escombros del edificio que se derrumbó en la localidad de Surfside, cerca de Miami, el 24 de junio pasado, fue identificada como Stella Cattarossi, hija de una argentina que vivía desde hacía varias décadas en Estados Unidos.

La niña era hija de Graciela Cattarossi, que aún se encuentra desaparecida, y de un bombero de Miami que en el momento del hallazgo se hallaba en la "zona cero" apoyando los trabajos de rescate, aunque no estaba excavando.

La familia Cattarossi vivía en el departamento 501, en Champlain Towers South. Allí residían la niña y su madre junto a los padres de la mujer, Graciela Ponce de León, de nacionalidad uruguaya, y Gino Cattarossi. En el momento del accidente también compartía el departamento la tía de Stella, Andrea Cattarossi, que estaba de visita en Miami, vivía en la Argentina, y tenía tres hijos. Todos están desaparecidos.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, el jefe de los bomberos de Miami, Joseph Zahralban, y el capitán Ignatius Carroll, vocero del departamento, dijeron que el equipo de la Fuerza Especial de Florida 2 Miami encontró su cuerpo el jueves por la noche y su padre es un veterano de 10 años del departamento.

"Cuando se le hizo saber que estábamos cerca de donde podía estar su ser querido, entonces se puso al lado de algunos de sus otros compañeros bomberos", explicó Carroll.

El padre de la niña, que estaba con su hermano en el lugar, cubrió el cuerpo con su chaqueta, colocó una pequeña bandera estadounidense sobre ella y la sacó del área. El equipo de la Fuerza de Tarea 2 de Florida lo escoltó y un grupo de policías y bomberos se alinearon en la calzada, consignó el medio Local 10 de Miami.

La niña se encuentra entre las 22 víctimas mortales halladas luego del derrumbe, mientras 126 personas permanecen "en paradero desconocido", según la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava.

Los equipos de rescate, que trabajan en turnos de 12 horas, continuarán la búsqueda de personas bajo los escombros, siempre que se cumplan ciertas condiciones de seguridad para sus vidas.

El asistente del jefe de bomberos de Miami-Dade, Raide Jadallah, confirmó que los equipos de búsqueda y rescate no han vuelto a escuchar una voz o sonidos humanos entre los escombros desde la mañana del colapso el 24 de junio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico