La superfinal de la Libertadores ya tiene fechas pero Angelici no quiere jugarlas en día sábado

El presidente de Boca Juniors Daniel Angelici se opuso a esa decisión por considerar que no respeta la tradición de la comunidad judía. Avisó que dialogará con su par de River, Rodolfo D'Onofrio, para acordar otra fecha de disputa y que enviará una carta al organismo con sede en Luque, Paraguay, para formalizar el reclamo.

La final de la Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate ya tiene fechas asignadas por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) para los sábados 10 y 24 de noviembre, aunque el presidente “xeneize”, Daniel Angelici, se opuso a esa decisión por considerar que no respeta la tradición de la comunidad judía.

El títular de Boca avisó que dialogará con su par de River, Rodolfo D’Onofrio, para acordar otra fecha de disputa y que enviará una carta al organismo con sede en Luque, Paraguay, para formalizar el reclamo.

“Somos muy respetuosos de la colectividad judía y Boca no quiere jugar el sábado 24 por respeto a la cantidad de socios que no podrán estar presentes. Hablaré con D’Onofrio para ponernos de acuerdo y encontrar alguna variable para jugar el partido en un día y horario que beneficie a todos”, declaró en radio La Red.

La programación anunciada ayer por la Conmebol interfiere sobre el festejo del Shabat, un momento de descanso y reflexión de los miembros de la comunidad judía, que comienza el viernes al atardecer y culmina con la aparición de tres estrellas el sábado por la noche.

“Somos respetuosos de todas las religiones, pero también sabemos que es la única que tiene una restricción de no tener actividades. En Boca hay muchísimos socios judíos, por eso fuimos el primer club en poner un puesto kosher”, explicó el dirigente.

La Conmebol informó que ambos partidos se jugarán desde las 16 por razones de seguridad y también para atender los intereses de la televisión. El sábado 10 se jugará en La Bombonera y el 24 será la revancha en el Monumental de Núñez.

“No entendemos por qué no podía ser el domingo 11 y el 25. Puedo entender el horario por un tema de televisión y seguridad, pero también podría ser los sábados después de las 21 cuando la colectividad pueda participar del evento”, argumentó.

Angelici se sorprendió luego por la decisión de la Conmebol de comunicar las fechas este mismo jueves, a horas de la semi que Boca le ganó a Palmeiras de Brasil. “Fue todo muy rápido, anoche terminamos muy tarde, llegamos a las 6 a nuestro país y no hubo tiempo de hablar. Por eso quiero conversar con D’Onofrio para ver si nos podemos poner de acuerdo y dejar a todos conformes”, explicó.

En esa sintonía, el empresario Uriel Sandrinas, uno de los responsables del espacio gastronómico “Bocasher” en La Bombonera, repudió “enfáticamente” la programación de las finales ambos sábados en un mensaje a los dos presidentes que publicó en su cuenta de la red social Facebook.

“La comunidad judía, tanto de Boca como de River, repudia enfáticamente que un evento de una magnitud inigualable como la final de la Copa Libertadores se juegue los días sábados a la tarde, dejando afuera a miles de hinchas de los dos lados. Esperamos que sepan comprendernos y seamos tenidos en cuenta”, reclama el mensaje.

Por otra parte, Angelici desestimó el pedido de Gremio de Porto Alegre para que se impugne el resultado de la segunda semifinal ante River Plate (2-1 en favor del conjunto argentino) por el incumplimiento de una norma de la Conmebol por parte del DT Marcelo Gallardo.

“Soy de la vieja escuela, de los que creen que los partidos se ganan o se pierden en la cancha. Lo dije cuando pasó lo del gas pimienta. En esa ocasión, creo que River ganó bien, tiene un gran equipo y debe jugar la final con Boca”, sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico