Ladrón borracho entró a robar a un kiosco y se quedó dormido

El insólito hecho ocurrió este domingo por la madrugada en un comercio ubicado en la calle Roca a 500 de esa ciudad. El delincuente, que tenía las manos ensangrentadas, fue hallado por el dueño del local, quien avisó a la policía para que lo detuvieran.

Un ladrón pasado de copas intentó perpetrar un robo en un kiosco de Esquel, el cual no se concretó ya que se quedó dormido en el piso y terminó demorado.

El hecho ocurrió este domingo por la madrugada en un local comercial ubicado sobre la calle Roca al 546 de Esquel, cuando el dueño del mismo encontró la ventana de ingreso dañada y al ingresar observó a un hombre dormido adentro. Ante ello, cerró la puerta del comercio para que el delincuente no se escapara y llamó inmediatamente a la policía.

Posteriormente, personal policial arribó al lugar y constataron que el sujeto tenía las manos con presuntas manchas de sangre en sus manos. Le encontraron además varios paquetes de cigarrillos y dinero en sus bolsillos del pantalón.

Hallaron también dos bolsas sobre el mostrador. Las mismas contenían tres gorras, una manchada con sangre, y con encendedores, auriculares y varios sobres de chips para celular.

Según el parte policial, el ladrón tiene 19 años y evidenciaba estar bajo los efectos de alcohol. Tras lo ocurrido, fue demorado por robo en grado de tentativa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico