Las cámaras no registraron el robo en el Club Huergo porque apuntaban al techo

Pasadas las 7 de ayer dos encapuchados ingresaron a la boletería del Club Huergo y se llevaron la recaudación correspondiente al alquiler de la pileta de natación. Se trata de alrededor de 110 mil pesos. Arrojaron al suelo a una empleada para apoderarse del dinero. Sospechosamente, según fuentes policiales, esa suma no estaba guardada en una caja fuerte sino sobre una mesa.

Personal policial de la Comisaría Mosconi investiga el robo de 110 mil pesos en la boletería del Club Huergo. El asalto ocurrió ayer pasadas las 7, pero según fuentes policiales fue denunciado recién sobre las 8:40, mediante un llamado telefónico desde la Subsecretaría Municipal de Seguridad.

Los asaltantes ingresaron cubriendo sus rostros con buzos tipo canguro. Uno tenía puesto un buzo de color verde y el otro vestía una prenda similar de color negro. Aparentemente no llevaban armas de fuego. La encargada de la recaudación, una mujer de 59 años, se encontraba sola en el lugar cuando se produjo el robo.

Según las fuentes policiales consultadas por El Patagónico, hay algunos aspectos de las pericias que llaman la atención, entre ellos que la puerta de la tesorería estaba sin llave. O que el dinero no estaba en la caja fuerte que dispone el lugar, sino que se encontraba sobre una mesa, supuestamente para ser depositado a primera hora.

Y la pista más llamativa para el personal policial de la Comisaría Mosconi y la Brigada de Investigaciones es que las cámaras de seguridad estaban apuntando en su mayoría al techo y al piso, algunas de ellas con signos de haber sido cortadas o vulneradas.

En el lugar trabajó personal de Policía Científica y por el Ministerio Público Fiscal intervino la funcionaria de turno, Natalia Gómez, quien dispuso que la víctima hiciera un recorrido fotográfico para ver si podía identificar a los sospechosos en esos archivos judiciales de imágenes.

Fuentes vinculadas con la investigación consideran que existen muchos cabos sueltos. Creen que hay una persona que ofició de “entregador”. En esa oficina solo se maneja efectivo y no hay posnet, por lo que los delincuentes tendrían datos sobre la cantidad de dinero que se manejaba en el lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico