Leandro pidió que cese la pirotecnia en un video y suma adherentes en redes sociales

A menos de unos 30 minutos de compartir el video en Facebook, Leandro consiguió decenas de adhesiones para pedir la prohibición de la pirotecnia. Con un mensaje simple, el pequeño de Diadema refleja el pedido de muchos niños con discapacidad que en lugar de disfrutar de una noche en familia deben encerrarse para evitar mayor sufrimiento.

Leandro tiene doce años y comparte la vida con su hermano Mirko de siete años, a pesar de su corta edad hay cosas que estos pequeños tienen muy claras y una de ellas es que la pirotecnia no hace feliz a muchas personas y animales. Para Leandro las fiestas son un momento esperado como para cualquier niño, pero los estruendos de la pirotecnia lo obligan a encerrarse en un momento donde todo debería ser fiesta.

"Resulta que soy sensible y la pirotecnia me molesta por los ruidos", resume Leandro en diálogo con El Patagónico y con silencios que sólo alimentan el tiempo de reflexión de quien lo escucha, agrega que para evitar enfrentarse a los fuertes estruendos de la Nochebuena y Año Nuevo elige "cerrar todas las puertas, las ventanas y poner música muy fuerte".

Para Leandro su sufrimiento no es único, "tengo un perro que se llama Lobo – relata- que también sufre. Se pone nervioso y esconde la cabeza".

Leandro es un niño con capacidades diferentes, debido a las dificultades que tiene para expresarse por una parálisis cerebral, pero su razonamiento es como el de cualquier niño de su edad y comprende que las explosiones pueden afectar a personas con o sin discapacidad y mascotas que terminan pérdidas o sufriendo arritmias por el susto generado.

Su mamá Valeria Heredia y su tutor Martín Galíndez acompañan su pedido por la prohibición de la pirotecnia. "Reconocemos que los riesgos exceden lo mal que esto le puede hacer a niños con discapacidad, hay ancianos que sufren por esta causa y deciden incluso dejar sus casas para viajar a un lugar alejado de la pirotecnia, además de los peligros que hay para quienes manipulan este tipo de explosivos de libre venta".

Para Galíndez, la ordenanza que rige en Comodoro Rivadavia no es suficiente, solo alcanza a los explosivos de mayor magnitud pero incluso los de libre venta son dañinos. Lo que pretende esta familia con la circulación del mensaje de Leandro es que la sociedad se atreva a reflexionar sobre la decisión de continuar celebrando sin pensar en el daño que se hace sobre otros.

PIROTECNIA Y STRESS

Lo sufren mayormente las personas con algún tipo de trastorno mental, los ancianos, los bebes, algunos niños y los animales. El factor común a todos ellos es la imposibilidad de procesar psicológicamente el impacto que produce la explosión masiva y el destello de la pirotecnia.

Respecto de las personas con autismo pueden ubicarse diversos grados de exposición al stress generado por la pirotecnia. Dado que se trata de un espectro (Trastorno del Espectro Autista), no todos los sujetos con TEA sufrirán stress relacionado a la pirotecnia. Quienes se encuentren mayormente afectados por dicho stress serán aquellos sujetos que tuvieran, dentro del espectro, mayor compromiso de sus funciones mentales. Los sujetos con grados severos de un TEA sufren de un modo impactante los efectos anímicos nocivos de la pirotecnia.

Dichos efectos nocivos residen en el carácter sorpresivo, impredecible, estruendoso y destellante de las explosiones. Si los sujetos con TEA sufren stress por la pirotecnia es, fundamentalmente, porque luego de advenido el estruendo y/o destello sorpresivo no cuentan con la capacidad para generar el entendimiento y la lectura del contexto. Un sujeto normal puede pensar y anticipar que a determinado horario comenzaran los ruidos y los destellos, que ello durará algunas horas, que está referido a un festejo y que no ocurre nada grave. Todo ese entendimiento de la situación requiere de una alta conservación de las facultades mentales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico