Liverpool dio un gran paso hacia la final

Derrotó 2-0 a Villarreal en Inglaterra, demostrando una amplia superioridad en el juego. La revancha se disputará el próximo martes en España.

Con goles de Pervis Estupiñán, en contra, y Sadio Mané, Liverpool de Inglaterra superó como local a Villarreal de España Submarino Amarillo, en la semifinal de ida de la Champions League, y llegará a la revancha con las mejores chances de clasificar a la final, sobre todo teniendo en cuenta la autoridad que demostró en Anfield.

Luego de lo que significó el inolvidable espectáculo que entregaron Manchester City y Real Madrid en Inglaterra, la Champions League tuvo su segunda semifinal. El show que se vivió en las tribunas, con el tradicional You’ll Never Walk Alone, representó una muestra de lo que se vivió el territorio británico desde que los protagonistas salieron a la cancha.

En los primeros movimientos se percibió la propuesta de cada entrenador. Jürgen Klopp apostó por un ataque directo, para capitalizar la velocidad de Sadio Mané, la fortaleza de Luis Díaz y el talento de Mohamed Salah.

En cambio, Unai Emery, entendiendo de las diferencias en la jerarquía de los intérpretes, se inclinó por un juego mezquino, con una numerosa línea defensiva para salir de contra a través de la visión de Giovani Lo Celso y el vértigo de Samuel Chukwueze.

Durante el primer cuarto de hora, el conjunto local gestó dos claras acciones para ponerse en ventaja mediante las intervenciones de Sané, pero el senegalés no logró resolver ante la presión de Gerónimo Rulli y el elenco español se salvó por fortuna. La falta de precisión del africano fue el factor determinante que evitó la llegada del tanto inglés.

El equilibrio de Fabinho, los intentos de media distancia de la estrella egipcia, las proyecciones de Trent Alexander-Arnold y la permanente presencia peligrosa de Sané fueron los argumentos más sólidos para que el Liverpool se ponga en ventaja.

Sin embargo, el Submarino Amarillo apelaba al sacrificio grupal para mantener el cero. El liderazgo de Raúl Albiol fue una de las razones del orden colectivo que mantuvo el Villarreal durante los primeros 45 minutos. Incluso, antes de la llegada del descanso Thiago Alcántara estrelló un disparo contra el poste que paralizó los corazones españoles. El sonido metálico fue lo último que se escuchó en el primer capítulo del entretenido duelo que se dio en Gran Bretaña.

En el complemento no se modificó el desarrollo del pleito. Y el Liverpool tuvo su premio gracias a una desgracia ajena. Un centro de Jordan Henderson, que se desvió en Pervis Estupiñán, descolocó a Gerónimo Rulli y la pelota se coló por el segundo palo. De la manera menos pensada, el dueño de casa logró quebrar el cerrojo español.

El golpe le dejó la mandíbula floja al Villarreal. Y los de Klopp capitalizaron el desconcierto amarillo. Por lo tanto, unos instantes después Salah se asoció con Mané y el senegalés tocó con la punta de su botín para festejar el 2 a 0.

Por más que todavía faltaba disputarse la revancha, a partir de ese momento comenzó a percibirse una sensación de que la serie ya estaba liquidada.

El próximo martes los intérpretes volverán a verse las caras en el Estadio de la Cerámica. En tierras ibéricas, el Liverpool buscará sellar su boleto hacia la final de la competición internacional, mientras que el Submarino Amarillo deberá soñar con el milagro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico