Los Caputo y el negocio de Tierra del Fuego

El ministro de Economía blinda a Mirgor -de su primo Nicky Caputo- y al resto de las firmas con 1500 millones de dólares del Estado en exenciones impositivas. La historia y el lobby de los Caputo para proteger al sector mientras se desfinancia a constructores e industriales.

Los empresarios están que trinan, como pocas veces en los últimos años. Y no es porque no apoyen la liberación de la economía que propone el presidente Javier Milei, sino más bien porque están viendo que lo que era un combate a la casta, viró a la protección y financiamiento del Estado a un solo polo empresario: el régimen de ensambladores electrónicos de Tierra del Fuego. Un negocio que está en manos de pocas empresas y tiene un rey, el hermano de la vida de Mauricio Macri, Nicolás "Nicky" Caputo.

En todos los despachos empresarios, sobre todo en la industria y los constructores, está la certeza de que hay un lobby de protección política a las firmas de la isla, y que está sintetizado en la coraza que establecieron otros dos Caputo: el ministro de Economía, Luis Caputo, primo de Nicky, y su sobrino Santiago, el asesor del presidente Milei, cuya designación fue formalizada hace algunos días pero fue central en el armado de la campaña libertaria y en las negociaciones de la Ley Ómnibus por parte del Gobierno.

El dato más polémico del asunto es que, si se toma el total de lo que el Estado destina para la isla, se cubriría el total de transferencias a las provincias sin necesidades de ajuste. Por eso crece de manera importante la presión empresaria para que se termine el régimen que beneficia a las electrónicas. Vale decir, también, que el debate sobre los negocios allí viene dándose desde el mismo gobierno de Alberto Fernández. En este caso, con Milei y más allá de las presiones de la oposición, el lobby político parece no querer ni mencionar el asunto.

Fuente: Página 12

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico