Los cuatro sospechosos detenidos por el asesinato del niño y el ataque sexual a su madre quedaron libres

El asesinato de un niño de cuatro años y la brutal agresión que sufrió su madre, quien fue atacada sexualmente por dos hombres en el sector de la ría de Deseado, todavía no ha sido esclarecido y tampoco tiene detenidos. Los dos sospechosos aprehendidos el viernes recuperaron la libertad. Lo mismo ocurrió con otros dos hombres demorados ayer, que fueron liberados a las pocas horas ya que por el momento no existen pruebas que los incriminen. La mujer golpeada y ultrajada dio testimonio ante la Justicia, pero se descompensó cuando iba a participar de la ronda de reconocimiento a la que iban a ser sometidos los cuatro liberados. Al cierre de esta edición se aguardaba la posibilidad de efectuar esa rueda de identificación.

Caleta Olivia (agencia)

M.M.A. de 44 años, la turista oriunda de Salta que el jueves fue atacada en la ría de Puerto Deseado por dos hombres que también asesinaron a su pequeño hijo, pudo prestar declaración ayer al mediodía. Lo hizo durante casi tres horas ante el juez de instrucción de esa localidad Oldemar Villa.

El propio magistrado confirmó la toma de declaración a numerosos periodistas que aguardaban en el acceso al juzgado, donde también se concentraron varias decenas de ciudadanos que exigían que se identifique a los responsables.

Entre los manifestantes había numerosas mujeres que proferían gritos en tanto que efectivos policiales procuraban que la situación no se desbordara hasta que propio juez salió de su despacho y les pidió que se calmaran para no interrumpir la declaración de la víctima que había sido trasladada desde el Hospital Distrital.

El juez contó más tarde al periodismo que M.M.A. pudo aportar más detalles de lo ocurrido e insistentemente pedía ver el cuerpo de su niño, pero el magistrado le dio a entender que ello podría agravar el estado de shock del cual aún no se ha podido recuperar.

Tras prestar declaración, la mujer sufrió una recaída y Villa decidió postergar una rueda de reconocimiento de los cuatro sospechosos que iba a realzarse más tarde, por lo cual la víctima fue trasladada nuevamente al Hospital Distrital.

CONTRADICCIONES EN LA INVESTIGACIÓN

Los cuatro hombres que fueron aprehendidos por la policía, dos el viernes y los restantes ayer por la mañana, ya recuperaron la libertad porque el material probatorio aportado hasta ahora por la policía no es suficiente a criterio del juez y del fiscal de la causa, Horacio Quinteros, a pesar que voceros de la fuerza de seguridad hicieron trascender que en allanamiento realizado en “La Favela” –un refugio de personas de situación de calle de Puerto Deseado- se encontraron prendas y zapatillas con manchas rojizas que serían de sangre.

Asimismo, Villa dijo al periodismo que ninguno de los cuatro sospechosos era foráneo y que todos fueron ubicados en Puerto Deseado, lo cual contradice la información que brindó el ministro de Seguridad de Santa Cruz, Lisandro de la Torre al asegurar que uno de ellos había sido aprehendido en Caleta Olivia.

Pese a que recuperaron la libertad, los individuos que permanecen bajo sospecha están siendo vigilados por la policía. Uno de ellos vive en “La Favela “, tal como se denomina a un viejo edificio ubicado en la esquina de las calles Almirante Brown y 12 de Octubre, donde hace varios años funcionó un hotel y que como se mencionó ahora es refugio de personas en situación de calle.

Gran parte de los habitantes de Puerto Deseado que el viernes protagonizaron una multitudinaria marcha de repudio y exigieron que se esclarezca el caso, profirieron insultos al juez, al ministro de Seguridad y al propio intendente, Gustavo González.

Si bien el municipio había dispuesto suspender actividades públicas festivas como los corsos de carnaval e incluso espectáculos deportivos en señal de duelo, igualmente ayer se jugó en esa ciudad un partido de fútbol por el torneo Regional 2020 entre Banfield de Puerto Deseado y Catamarca FC de Caleta Olivia.

Ambos clubes iban a respetar la resolución municipal, pero debido a que se trataba de un partido regional de ascenso, el Consejo Federal de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) dio expresas directivas de jugarlo.

Las instituciones tuvieron que acatar esa directiva, pero antes de iniciarse el partido los jugadores y un grupo de vecinos desplegaron pancartas alusivas, pidiendo justicia por el niño y su madre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico