Piden a ciudadanos que aporten registros de cámaras de seguridad para intentar identificar a los agresores

El intendente de Puerto Deseado, Gustavo González, manifestó ayer que la violación de la mujer y el crimen de su hijo de 4 años causó una “conmoción muy grande” en la localidad santacruceña y aseguró que se han solicitado cámaras de seguridad de los vecinos para tratar de identificar a los agresores.

“Esto causó una conmoción muy grande como vecino, intendente y como sociedad que somos”, sostuvo el jefe comunal, quien afirmó que desde la Secretaría de Desarrollo Social del municipio brindaron “la mayor contención tanto a la víctima como a su hijo mayor “, quien reside en Santa Cruz y a quienes la mujer y el nene habían llegado a visitar en los últimos días desde Salta. También brindaron contención al marido de la mujer y otros familiares que llegaron a Puerto Deseado desde el norte del país en la noche del viernes.

González dijo que se solicitaron “cámaras de vecinos” dado que el sistema de monitoreo tiene “algunas dificultades” de funcionamiento y que aún no pudieron ser resueltas, aunque aclaró que las imágenes del basurero municipal que es “muy cercano a la zona donde ocurrió el crimen” ya fueron entregadas a la Justicia.

Según el intendente de la ciudad que tiene unos 20.000 habitantes, en la movilización del viernes en el centro de Puerto Deseado donde “los vecinos se expresaron” también participaron familiares de “los funcionarios” y suyos.

“Primero que nada hay que resolver este caso en lo inmediato y para eso está trabajando la policía y el ministerio de Seguridad de la provincia y el juzgado”, resaltó.

Asimismo, el jefe comunal dijo que, de acuerdo a los testimonios recogidos hasta ahora, los delincuentes “no andaban en vehículo sino que andaban caminando”.

El horrendo caso ocurrió la tarde del jueves cuando la mujer y su hijo caminaban por la playa Cavendish, ubicada a poco más de un kilómetro del centro de la localidad balnearia de Puerto Deseado.

En ese momento ambos fueron sorprendidos por dos hombres que los amenazaron, la obligaron a caminar hasta una cueva, ya que el lugar está rodeado de acantilados, y luego la atacaron con el objetivo de abusar sexualmente de ella.

Según lo que relató, en medio del ataque sexual y mientras uno de los agresores amenazaba al niño con un cuchillo, la mujer se desvaneció, por lo que los delincuentes, al creerla muerta, se llevaron al chico, a quien finalmente asesinaron a golpes y dejaron abandonado su cadáver en la misma zona, a pocos metros de donde se hallaba su madre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico